lunes, 16 de octubre de 2017

Hipocresía



Harvey Weinstein, enorme productor de películas, ejecutivo impecable, espectacular hombre de negocios, Rey Midas de la meca del cine. Poderoso miembro de la academia. Sus películas han recibido más de 300 nominaciones al premio Oscar y han ganado 81. Como cofundador de Miramax Pictures y Weinstein Company, el productor participó en muchas películas destacadas como El paciente inglés, Shakespeare enamorado, Sexo, mentiras y video, El discurso del Rey, El artista, Pandillas de Nueva York, Pulp Fiction, El señor de los anillos, Bastardos sin gloria, entre muchas otras. Don Harvey siempre se distinguió como un destacado y muy valioso miembro de la constelación de estrellas hollywoodense. Ajá, sin embargo, también es un puerco…

¿Usted, amable lector, ubica los nombres de Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Ashley Judd, Rosanna Arquette, Asia Argento, Rose McGowan, Lucia Evans, Mira Sorvino, Cara Delevingne, Jessica Barth, Emma de Caunes? Es parte de la lista de mujeres que acusan al productor de acoso e incluso, en algunos casos, de violación (no pienso describir sus cochinadas).

La semana pasada, el New York Times publicó un artículo contando la tenebrosa historia detrás del poderoso hombre de Hollywood y se desató un escándalo sin precedentes en la meca del cine.

Pero lo que más llama la atención son la boca chiquita y los oídos sordos de toda la industria cinematográfica. Curiosamente, mi Harvey cae en desgracia y la comunidad se pronuncia a favor del desconocimiento. Nadie supo nunca nada, nadie vio, nadie oyó, nadie sabe. 

¡Por Dios! Claro que todo mundo sabía, era un secreto a voces. Existen evidencias, historias, reportajes, testimonios, pero ahora resulta que nadie se enteró de nada. Claro, ahora que el tipo está tirado y en desgracia, todos pasan y le escupen.

Por lo pronto la Academia del Cine de Estados Unidos ya expulsó a Harvey Weinstein. De ninguna manera van a permitir en su organización a tipos tan asquerosos como él.

Obituario: Yo también me voy a registrar como candidato independiente a la presidencia… ¿Me ayudan con sus firmas?

lunes, 9 de octubre de 2017

Margarita, mi heroína



Mi Maggie es guapa, simpática, talentosa, tiene clase, tiene estilo, ya fue primera dama y la verdad lo hizo muy bien. Mi Maggie siempre ha querido ser presidenta, siempre se le antojó. Vivir en los Pinos es una cosa bonita, además ya se la sabe, dirigir este país no es tan complicado. Si su marido pudo hacerlo cualquiera puede. 

Por eso, desde el 2015 estuvo intentando que la voltearan a ver, que le abrieran la puerta, que su partido se diera cuenta que ella era la mejor opción para el 2018. ¡Es Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa! Ya fue diputada, ya fue primera dama y ya fue… Bueno, no importa, ¡pero es la esposa de Calderón! Ella tiene las bases, ella conoce el partido, ella sabe cómo se hacen las cosas. Ella, no ese niño fifí que anda jugando con el PAN. Ese que ni picha, ni cacha, ni deja batear. Porque él es Bugs Bunny jugando todas las posiciones. Él es el encargado de acabar con el panismo. Anaya es un canalla que se ha visto muy gandalla haciendo tanta faramalla. 

Mi Maggie no lo podía permitir, así que se quitó su chalina, se puso su traje, su capa y salió a luchar por México, porque al final es lo único que le importa… ¡México! No está interesada en el poder, no. Aunque lo haya visto muy de cerca, aunque ya lo haya sentido y aunque ya lo haya ejercido. No es por eso, no. Su lucha es por alejar a nuestro país de las garras de los malditos aprovechados que todos los días juegan a gobernar. Mi Maggie no tiene intenciones negras. Ella es transparete, linda, sonriente, amable, cariñosa, amable, amigable. Mi Maggie es lo que este país necesita. Ella tiene las armas y, desde su trinchera independiente, saldrá a dar la batalla y a batirse por llegar, otra vez, a la que fue su casa. A esa casita en Chapultepec, de la cual jamás debió salir.

Obituario: Y en la CDMX el sismo también se llevó las aspiraciones de Mancerita, ni modo.