lunes, 14 de agosto de 2017

¿Con qué cara, señor presidente?





El palacio de los deportes suele ser usado para conciertos de rock y cosas por el estilo, sin embargo, el sábado pasado fue sede de la asamblea del PRI, del cónclave del partido en el gobierno. Así, bajo ese protocolo, el presidente Peña Nieto llegó con esa actitud, la de un rock star, estaba feliz, gozoso, exultante, sonriente. Lanzaba besos y abrazos, reía, era su fiesta y la iba a disfrutar, además ahí estaban todos sus amigos y muchos de sus fans. La cosa era dar un buen show…

Y lo dio, los asistentes recibieron lo que estaban esperando, el calor, el amor y la sinceridad de su estrella, de su guía, de su sensei vestido con chamarra roja, igualito que Michael Jackson. “Los priistas somos factores de cambio positivo, de prosperidad y progreso para la sociedad mexicana, pero nuestra labor no ha terminado. Si bien hoy México avanza de manera positiva, aún hay mucho por hacer y pensar hacia delante, de pensar en el México de las siguientes décadas se ha tratado está XXII Asamblea”, dijo el presidente, entre muchas otras cosas que no pienso citar, pero que son igual, o peor de absurdas. Desde luego que los priístas son ejemplares y su partido es la quintaesencia de la democracia.

¡Vaya cinismo! ¿Con qué cara se para, no ante 10 mil acarreados, sino ante el país entero a escupir tal sarta de estupideces? Basta recordar a unos cuantos exgobernadores tricolores que brillan por su honestidad, profesionalismo y, sobre todo, su amor por México: 

Prófugos: Eugenio Hernández Flores, de Tamaulipas y César Duarte, de Chihuahua.

Detenidos: Tomás Yarrington, también de Tamaulipas y el multicitado Javier Duarte de Ochoa, de Veracruz.

Presos (porque sí hay un Dios): Mario Villanueva, de Quintana Roo, Andrés Granier, de Tabasco, Jesús Reyna, interino de Michoacán, Flavino Ríos Alvarado, interino de Veracruz.

Investigados: Roberto Borge, de Quintana Roo y Rodrigo Medina de la Cruz, de Nuevo León.

¡Ahí tiene a sus mejores hombres, señor presidente! La nueva sangre de gobernadores priístas que tanto presumió Peña Nieto. Y luego se sube a un escenario y se regodea diciendo que su partido es audaz, valiente y que no se intimida ante los retos, que van con el 2018 porque han impulsado la transformación del país, ¡Por Dios!

Obituario: Yo digo que Trump se suba al ring con Kim Jong-un y ya, se dejen de cosas. Como decían en mi barrio: “en un tiro se ve”.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Mi ciudad, la morena



Guadalupe Trigo fue muy claro cuando escribió que mi ciudad “por las tardes, con la lluvia, se baña su piel MORENA…” En el 2018 esta melódica y muy romántica profecía se hará realidad.

El escenario es el siguiente: Martí Batres, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum son los aspirantes, por Morena, para ser jefe de gobierno de la Ciudad de México. Uno de los tres va a sustituir al brillante e idolatrado señor Mancera. El partido del peje va a ganar la capital del país, eso no lo duden ni tantito. 

Eso sí, este maravilloso trío galaxia dice que Andrés Manuel López Obrador no tendrá injerencia en quien será el candidato, ni mucho menos en los asuntos de gobierno de la CDMX. ¡Ay ajá! Si son rete simpáticos. Por ejemplo, Martí Bartres dice que, independientemente de quien gane la candidatura, los tres irán juntos pues “hay una causa superior que es transformar al país”. ¡Já! Eso, querido Martí, lo quiero ver.

Por su parte Ricardo Monreal, actual delegado de la preciosa delegación Cuauhtémoc (de veras, dénse una vuelta por allá para que vean lo hermosa que está gracias a este santo señor), agregó que no “debemos asumir triunfalismos pues al final las contiendas se cierran”. No, pos sí. Pero eso no es todo, luego se aventó un chistorete fantástico, en cuanto a la injerencia de AMLO en el gobierno, dijo que, en su experiencia al frente de Zacatecas, López Obrador le dijo “ese es tu problema, Ricardo, la gente tiene un compromiso contigo y tú tienes que responderle (…) nunca se metió en decisiones del gobierno de Zacatecas”. ¡Ya, por favor, no me hagan reír, que todavía no acabo de escribir!

Por otro lado, Claudia Sheinbaum, jefa delegacional de Tlalpan y dueña de mi voto para el año que entra, destacó que el trabajo de los delegados de Morena en la capital ha ayudado para posicionar al partido para la elección de 2018. “Hay un hartazgo muy grande de un gobierno de ocurrencias que, realmente, no ha tenido un proyecto de ciudad” indicó… Mi Clau tiene razón, las hazañas de Monreal en la Cuauhtémoc y las de mi Rigo en Tláhuac hablan por sí mismas.

Obituario: Julión y Rafa ligados al narco… ¿Cuántos más Peña? ¡¿Cuántos más?!