lunes, 24 de abril de 2017

Javier Duarte



"Que arrastré por este mundo la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser..."

lunes, 17 de abril de 2017

Captura de emergencia



En el Estado de México, las cosas para Alfredo Del Mazo y el PRI deben estar muy mal. Miren que agarrar a Javier Duarte para tratar de salvar la elección, en fin. Yo estaba seguro que el angelito veracruzano caería a finales de este año o a principios del que viene, cuando ya hubiera candidato oficial a la presidencia. Pero me equivoqué, rompieron antes el cristal de la emergencia y sacaron al prófugo más buscado del momento para poder subir los bonos de un candidato que pinta peor que Frida. La pregunta es ¿le ayudará de algo?

Mientras tanto bien por las autoridades mexicanas, quienes, tras meses de incesante búsqueda dieron con el malhechor desalmado que desfalcó al pueblo de Veracruz. ¡Un triunfo más de la reputada inteligencia mexicana!

Y, al momento de la captura, Javier Duarte se reía, bromeaba con sus captores, en un video que circuló en las redes se escucha decir al exgobernador a alguien fuera de cuadro: “¿Qué lo estoy molestando o qué?, ¿ya te están fregando a ti?” ¿Será ironía, preocupación, o algo más?

Seguramente se ríe porque conoce a los jueces y a la justicia mexicanos. Se ríe porque sabe que en este país la justicia es para los ricos y él tiene todo el oro del mundo. Se ríe porque se sabe parte del sistema, porque nadie va a tocar a sus hijos ni a su esposa (quien merece la abundancia) y porque, seguramente, en prisión estará bastante a gusto y tendrá muchísimos privilegios. Se ríe porque está en México y México se ha vuelto un lugar de risa loca.

Aunque, ¿quién sabe? Así se reían La Barbie y Guillermo Padrés y, ya ven ustedes, después hasta se pusieron en huelga de hambre. Quizá todavía podemos confiar.

Obituario: #MeDuelesCruzAzul

lunes, 3 de abril de 2017

El cielo es de los arrepentidos




La semana pasada le otorgaron a Esteban Arce el premio nacional de periodismo en la categoría de “Programa Especializado” en contenido de “orientación familiar” por la emisión de su programa “Matutino Express”… ¿El chiste se cuenta solo? 

Esteban, desde que lo recuerdo, ha sido un tipo irreverente, de esos que tienen permiso para insultar, humillar y denostar a cualquier otra persona que no piense como ellos. A eso se dedica, a fomentar el odio, a despotricar en contra del pensamiento “no tradicional”. Él defiende a la familia, dice que “son 10 años de hacer un tipo de trabajo que está muy enfocado a defender algunos sistemas familiares y valores familiares y a eso agregamos noticias. A veces defender la familia se ha tornado un tema difícil, incluso defender lo obvio a veces se convierte en un delito de odio”.

Pero no nos quedemos en la superficie, vayamos un poquito al fondo. Nada más un poquito: Esteban Arce se dio a conocer en los años ochenta por realizar promocionales para la radio en la inolvidable WFM. Luego, en los años noventa, condujo “El Calabozo”, junto al muy talentoso actor y conductor Jorge “el Burro” Van Rankin. Ahí, cosa curiosa, el programa se caracterizaba por hacer bromas pesadas, bullying, a los asistentes, a los colaboradores, a los invitados y a todo el que se dejara. Ahí, Esteban Arce era el claro ejemplo del mirrey desmadroso y carnavalero. Ese al que todo, y todos, le valen madre. Era el todopoderoso que tenía la potestad de humillar en vivo y en cadena nacional a cualquiera, nada más porque sí. 

Después, supongo que se arrepintió, se fue a un retiro, tocó fondo, tuvo una revelación, una toma de conciencia o sabrá dios, su dios, qué fue lo que le pasó.

Entonces se redimió, ahora lidera el “Matutino Express”, un programa que, al principio, estaba pensado que fuera de corte liviano con notas de entretenimiento, pero, al paso del tiempo, la idea original del programa desapareció y mi Esteban empezó a reflejar su nueva personalidad, ahora tiene una mente cerrada, conservadora, religiosa y muy intolerante hacia temas como la inclusión, el feminismo, la homosexualidad, la adopción de niños por parte de personas del mismo sexo, la legalización de la mariguana y muchas otras cosas más. Así, se ganó, muy merecidamente, un premio nacional de periodismo. ¡Bravo! ¡Bien por el Club de periodistas¡ ¡Bien por la sociedad mexicana!
 
Eso sí, tiene derecho. Cada quién es libre de pensar como le plazca. Todos tenemos la oportunidad de arrepentirnos y cambiar el rumbo., al fin y al cabo el cielo es de los arrepentidos… ¡te alabamos señor!

Obituario: Si son las tres de la mañana, andan de fiesta y el amigo que les va a dar un aventón está que se cae de borracho y otras cosas, por favor, ¡no se suban a ese auto!

martes, 28 de marzo de 2017

Ale, la olvidadiza



Todos los días, tanto a usted como a mí,  se nos olvidan cosas: Los lentes, el tupper con la comida, las llaves de la casa, no sé, cualquier cosa es susceptible a un olvido. Por eso no entiendo por qué atacan tanto a mi querida –y guapísima- Alejandra Barrales. A ella nada más se le pasó declarar un departamentito en Miami, de esos que cuestan un millón de dólares. Un departamento en Florida, que  forma parte de la prestigiosa área de Sunny Isles, en la zona norte de Miami Beach, un punto caliente del lujo inmobiliario que cuenta con seis torres con la marca Trump. Es un departamento en el que una cortina eléctrica deja a la vista un paisaje maravilloso. Al activarse, la persiana revela a la derecha un pequeño natural protegido y a la izquierda el océano Atlántico. Ah, y además tiene embarcadero propio.

Se le olvidó, ¿y qué? A cualquiera le pasa. De verdad, no es para tanto. Mi Alejandra es una luchadora, es alguien del pueblo, que viene de abajo, ¿a poco no se lo merece? Bola de envidiosos. Ella lucha por los desprotegidos, por aquellos que viven al día, por los que se levantan a romperse la madre a diario, y se suben al metro y trabajan todo el día. Ella se ocupa de esos que ni comen, de los que no tienen trabajo y tampoco tienen casa. De los que venden dulces en la calle o limpian parabrisas. También, por supuesto, de los niños sin hogar y de los viejos sin familia. Mi Ale se preocupa de todos ellos, porque, como debe ser, primero los pobres.

Así que ni le hagan caras porque, con todo ese trabajo y con tantas preocupaciones, bien puede tener un depa en Miami, bien que se lo ha ganado. Se lo merece.

¿Y si se le olvidó qué? Como si  a ustedes nunca se les hubieran olvidado apagarle a los frijoles o la comprar la cartulina para la tarea de los niños. Runfla de resentidos. Pero en fin, cuando hagan todo lo que Alejandrita hace por este país y tengan su departamento en la Florida hablamos ¿va?

Obituario: Hoy, por los pobres, me ahorré el obituario. Eso, señores, se llama austeridad.