lunes, 22 de marzo de 2010

Lo indefendible


En el fútbol soccer si un delantero comete un error no pasa nada, pero si el yerro es cometido por el portero la cosa se pone fea. Y es que en la portería la soledad debe ser grande, supongo que el guardameta vive con una sensación de impotencia, con el impulso de querer hacer algo más por el equipo, pero no se puede, es el último hombre y está solo, atrapado en un rectángulo de 16.50 metros. Hay casos en donde el portero se vuelve el héroe, en el último minuto para un penalty, o en un tiro de esquina se suma al ataque y remata un centro que termina en las redes. Y a veces también se convierte en el villano, en ese culpable al que todos voltean a ver con mala cara, meneando la cabeza con un gesto de reprobación. Pero hay de errores a errores. Están los "normales", una mala salida, un pase equivocado, un rechace al lugar erróneo. Y también tenemos los errores "imperdonables", esos que en el momento dan mucho coraje, los que no tienen razón de ser, los que de ninguna forma pueden ocurrir. Al portero no se le perdonan, el precio se paga con goles, provocan cuestas arriba, causan desánimo. Aunque también nos provocan risa, son tan estúpidos que son risibles, llevan en su naturaleza el humor involuntario, son de pena ajena. Creo que en ese momento el arquero suplica que la tierra se abra, se lo coma y se vuelva a cerrar. Se vuelve el escarnio de todo el equipo, y aunque hubiera alguien que lo quiera defender ¿cómo se defiende lo indefendible? No hay modo. Abajo de estas líneas está un video de lo que le pasó al "Pikolín" Palacios, portero de Pumas, en un partido de media semana. Lo mismo -casi- le sucedió a Héctor, guardameta del "Hooligans", equipo en el que milito todos los domingos. Le devolvieron una pelota desde tres cuartos de cancha, él estaba en el borde del área y trató de pararla, supongo que para despejar, pero el balón le pasó de largo y se fue a incrustar al fondo de la portería, claro, seguida del cancerbero arrastrándose cual tlaconete -¿los tlaconetes se arrastran?-, todavía alcanzó a manotearla, pero ya era demasiado tarde, como dicen en el béisbol, "el daño estaba hecho". Eso sí, nuestro portero tiene dignidad, ganas, entusiasmo, corazón y todo lo demás, no como el "Pikolín", que ya no hizo nada por salvar su meta. Gracias a Dios no hay video de lo que le pasó a nuestro arquero, pero si lo hubiera, yo seguiría muerto de la risa, aunque eso sí, tratando de defender lo indefendible.

4 comentarios:

  1. NO HAGAS QUE TE ODIE... CON ESOS OJOS Y ESE TRASERO... A ESA CHULADA SE LE PERDONA LO QUE SEA.... SL2°°°°°

    ResponderEliminar
  2. ¡Já! Se ve que te pagó para que escribieras ¿verdad? Aunque supongo que te refieres al Pikolín.

    ResponderEliminar
  3. quiero comenzar diciendo que estoy seguro que ese comentario es para el pikolin ja!!... y bueno debo decir que efectivamente un partido de futbol se vive de distinta manera en la porteria... hay partidos en los que todo el juego se ve de lejos... no hay rivales que pongan en aprietos mi porteria... y hay juegos en los que no me los quito de encima... y es ahi donde debo no solo contar con la suerte del portero... debo estar listo para tiros de lejos... tiros a "boca-jarro"... jugar mi area y si se puede "tirar" un patin sin ser visto... jugar por arriba aunque la altura no es precisamente mi fuerte... darle confianza a mi defensa si el "fuera de juego" no funciona... apoyar a mis delanteros si fallan una y otra vez... gritar los goles aunque no corra a dar abrazos... querer salir jugando y burlando a medio equipo para terminar recibiendo una pared y meter un gol de esos que recuerdas toda tu vida... o aprovechar los tiros de castigo y ser un chilavert region 4... si claro que en eso sueña un portero... en hacer algo diferente a lo normal... claro que disfruto sacar un tiro abajo... o por un momento dejar de pensar en mis kilos de mas y volar y atrapar el balon... y escuchar lo que mejor se puede escuchar... la palabra de apoyo del compañero de equipo... la felicitacion del contrario... de eso se alimenta un portero... pero obvio no todo es miel sobre ojuelas... digo si en la liga inglesa el portero del portsmouth abanico frente a drogba... que no me pase a mi... por favor... pero cuando uno decide defender una porteria sabe que esta expuesto a errores que le perseguiran por siempre... quien no recuerda a miguel marin y su gol en propia porteria... al pikolin en el ejemplo de charly... o al may y sus manos de galleta... y eso es parte del futbol... de este deporte que me apasiona... que me ha dado tantas satisfacciones... malos sabores... amigos... y con eso me quedo... porque para ser portero... hay que comenzar por parecerlo.

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente un dia de estos cualquiera de los dos mamones me van hacer llorar!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar