miércoles, 2 de mayo de 2012

Gol anotado por la telecracia...


El domingo a las 8 de la noche hay debate presidencial… Y es obligación de los permisionarios (canales 11 y 22) transmitir tal evento… Los concesionarios (Televisa y TV Azteca) no tienen ese compromiso. Sin embargo, estas dos empresas se la pasan rezando su compromiso con la sociedad, resaltando el valor de la integridad y su más amplio interés en el bienestar de la gente. Además de impulsar siempre la transformación del país…

“Señal con valor” dicen en el ajusco… Ajá, sí, pero ellos, a esa hora, van a pasar un partido de fútbol. El lunes pasado, desafiante, Ricardo Salinas Pliego escribió en su cuenta de tweeter: “si quieren ver el debate, véanlo por Televisa, vean el futbol por TV Azteca. Yo les paso los ratings al día siguiente”. Esa es la propuesta democrática del dueño de la concesionaria más multada por violar la ley desde que está vigente el nuevo modelo de comunicación política…

¿Y el compromiso que tanto presume? ¿No se la pasó quejándose de la falta de democracia en 1999, cuando mataron a Paco Stanley? ¿No agarró a su ejército de perros y se fue encima del gobierno del DF? ¿Dónde queda la congruencia? Bueno, supongo que no existe, ¿se acuerdan cuando, con un comando armado, tomó la sede del canal 40 en el chiquihuite?…

¡Vaya cinismo! Aquí lo que importa es el poder económico, que sepan todos quién manda aquí, lo que gobierna es la “telecracia”, el poder real está en manos de las televisoras. Porque el fútbol lo puso él, como dueño del club Morelia que es, con toda premeditación, alevosía y mucha ventaja. Como quien dice “nomás por chingar”.

Y sí, efectivamente, ¿A quién diablos en su sano juicio le interesa un debate inútil e intrascendente? A muy pocos, el fútbol es un espectáculo que por mucho supera la expectativa de un debate de candidatos insípidos y mentirosos, que sin importar quienes sean traen el mismo discurso: “Reforzar las medidas de seguridad, mejorar el sistema educativo, salud al alcance de todos, generación de empleos bien pagados, bla, bla, bla…” Pero no por eso podemos permitir que el descaro se pase por los huevos a las instituciones.

Obituario: Salinas Pliego todavía puede componerla diciendo que le hackearon su cuenta de tweeter…




También puedes leer esta columna en http://www.gurupolitico.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario