martes, 9 de mayo de 2017

El balazo de Del Mazo









Hace unos días, la guapísima, talentosísima, inteligentísima y simpatiquísima Gabriela Warkentin entrevistó a Alfredo Del Mazo, heredero de una dinastía de destacados políticos, de esos que han hecho de éste un país mejor y candidato del PRI al gobierno del Estado de México. Bueno, la cuestión es que, en dicha entrevista, don Alfredo fue tajante: ¡No al aborto, ni al matrimonio igualitario, ni a la adopción homoparental! Él está a favor de la familia… ¿de cuál familia? Eso sí no lo dijo, aunque yo supongo que de la suya, esa sí no debe tener bronca alguna.

Por lo pronto ya sabe usted, amigo mexiquense, ya tiene una opción clara. El tipo está siendo muy transparente, no como otros que, cuando les preguntan sus posturas, a todo le dan vueltas y salen con que, cuando ganen, van a hacer una consulta para que el pueblo lo decida.

Del Mazo se dio un balazo en el pie. Se echó encima a toda la comunidad gay y a todos aquellos que están a favor de que cada quién decida sobre su cuerpo. El candidato del PRI, defiende con todo a los nonatos, tienen derecho a vivir. Sin embargo, una vez nacidos que se los lleve el tren, que los tiren a la basura o que les den su caja de chicles, que pasen todas las penurias imaginadas. Que se los lleve el diablo, que anden mendigando hogar, alimento, techo y cobijo. Ah, y que nadie led dé ni siquiera el saludo. Ya nacidos no importan, a nadie le importan. Pero en el vientre materno ¡no los toquen! ¡Estamos a favor de la vida!

Después de estas declaraciones el candidato en cuestión ya anda rengueando. Ya no se sostiene como debiera. El balazo en el pie le puede costar muy caro.

Dato adicional: El segundo apellido de Del Mazo es Labastida… De mí se acuerdan.

Obituario: Alguien me puede decir ¿por qué rayos Julio Césas Chávez Jr. no tiraba golpes? ¡Qué desesperación!

No hay comentarios:

Publicar un comentario