martes, 19 de julio de 2011

Marcelo quiere... y puede

La candidatura presidencial por el PRD para el 2012 saldrá de una encuesta en la que competirán dos de los más reputados aspirantes presidenciales.

Sí, la cosa será entre dos, Andrés Manuel López Obrador, y el actual jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, quien apenas en días pasados dijo que la izquierda no tiene mucho para donde hacerse en las elecciones presidenciales por venir. Si Marcelo fuera el candidato entonces Manuel López haría que el sol azteca sufriera una nueva desintegración, se alinearía con sus partidititos y como resultado, ninguno de los dos tendrían grandes posibilidades de resultar electos… (porque para AMLO las encuestas, no cuentan, lo ha repetido muchas veces: “las encuestas son una patraña, las encuestas no es más que, hablando bien, propaganda. Propaganda vil, eso es lo que han venido haciendo, la realidad es otra y se va a expresar el día de la elección”…)

AMLO debe tener miedo, seguro está asustado, primero porque la popularidad de Marce va a la alta (de a poquito, pero sube), contrario a lo que ocurre con el tabasqueño, cuyas preferencias van cada vez más a la baja, debido a que él mismo se ha encargado de destruir el bono de popularidad y preferencias que alcanzó en 2006…

Ebrard es sabio como los búhos. Tiene cara de ave nocturna… De un tiempo acá ha sabido desviar los reflectores hacia su persona. Es el “mejor alcalde del mundo”, comanda el  Operativo CONAGO, algunos de sus programas, como el de becas y el seguro de desempleo, tienen un impacto político positivo entre los habitantes de la Ciudad de México. Y qué casualidad, esos proyectos están dirigidos a jóvenes que votarán por primera vez en el 2012. Acciones como la de despejar a los ambulantes del centro de la capital, probablemente tenga un costo político y social adverso a corto plazo, pero la apuesta a largo plazo seguro será rentable, tanto como construir vialidades de peaje cuyo uso será casi exclusivamente para los sectores más pudientes del DF… Yo no pienso pagar por circular en “mi” ciudad. Asimismo, la oferta lúdica como las pistas de patinaje, los arbolitos de navidad y las hermosas playas veraniegas, tienen un sentido meramente populista. Y las decisiones de ampliar el metro y el metrobús tendrán un resultado eficaz en la administración del DF.

Y Marcelo se engalla, habla de competencia, sabe que ahora puede pelear, aunque sea contra su “padrino”, puede y quiere pelear: “¿qué es lo que decimos? Que haya competencia y al final veamos quién de nosotros -de los que estamos en el lado izquierdo de las ideas- pueda representarnos mejor, es una idea muy simple, ¿por qué no hay competencia?, que la haya”. Pues que la haya entonces carnal, la pregunta es ¿lo permitirá López Obrador?

Obituario: Diezmil dólares por salir campeón del mundo... Definitivamente el orgullo no tiene precio.

2 comentarios:

  1. una recomendación, podrias poner un par de checkbox más en Reacciones recomiendo "Aburrido" y otro que diga "no debí leerlo".

    ResponderEliminar
  2. bueno fuera que les brincara al ring a estos dos Cuauhtemoc Cardenas, nomas para aguarles la fiesta, creo que tendría mas seguidores nomas por no seguir viendo a los mismos personajes en la misma aburrida telenovela llamada izquierda mexicana, ellos mismos lo sepultaron

    ResponderEliminar