lunes, 19 de diciembre de 2011

Borregos

El pasado sábado todo mundo le creyó al Twitter cuando dijeron que había muerto Miguel de la Madrid… Todos se fueron tras el borreguito… Políticos en campaña, gobernadores (al de Veracruz lo deberían encarcelar por andar publicando rumores en twitter), periodistas, escritores, actrices, actores, ¡todo mundo se la creyó!


Y el único, sí, hay qué decirlo, EL ÚNICO que se dio a la tarea de investigar fue el presidente Felipe Calderón… Y cuando publicó que MMH estaba vivo y en el hospital se le fueron encima, claro, todos contra el que no va con la corriente…

Poco a poco todos, como Paty Chapoy, con la cola entre las patas, fueron corrigiendo, algunos con la esperanza de no mancharse demasiado El diario Reforma (por ejemplo) subió a su portal la nota y cuando se enteró del error la bajó inmediatamente, entonces subió otra diciendo que el PRI se había ido con el borregazo, "el PRI dijo en twitter... (nosotros no ¿eh? Fue el PRI…") El diario quiso lavar su error, echándole la culpa a otros, pero como dicen en el beisbol “el daño ya estaba hecho”...

Recuerden todos esos que escriben a tontas y a locas que la credibilidad es como la virginidad, solo se pierde una vez... Y recuerden que el twitter es una herramienta en la que cualquier hijo de vecino puede escribir cualquier cosa que se le ocurra basándose además en el lindísimo anonimato… ¡No lo tomen en serio, por Dios!

Y el protagonista de la falsa nota sigue vivito, no sé si coleando, pero sí vivito. Don Miguel no ha muerto, está muy enfermo, pero no ha muerto…

Eso sí, leer la rebatinga por ver quién es el que se lleva la nota es sumamente divertido… Bola de protagonistas ilusos… Sigan aborregándose, total, para los que nos dedicamos a leerlos es bien entretenido…

Obituario: AMLO no está exento, dice que el metro cuesta dos pesos… ¿Se habrá subido alguna vez?

2 comentarios:

  1. Este es el gran problema de México y no sólo por Twitter sino por cualquier medio. Estamos acostrumbrados a creer en algo en lugar de investigar la verdad. Basta con que esté publicado (en cualquier medio), para que se dé por hecho. Los medios tienen credibilidad, sí, pero eso no quiere decir que tienen la verdad absuluta.
    Eduardo Manzanares

    ResponderEliminar
  2. es la consecuencia banal del síndrome Topo Gigio, lo dije yo primero.

    ResponderEliminar