lunes, 30 de enero de 2012

Confusión y caos en el periférico

Ay ajá...
Como todos sabemos, a Don Marcelo se le ocurrió hacerle un segundo piso a la famosa vía que conectará desde el Viaducto Bicentenario del Estado de México hasta Muyuguarda (que supongo significa “muy al sur”). En ese esfuerzo por darnos mejores vialidades para una mejor ciudad (¡qué gran slogan! ¿Ya lo habrá dicho alguien? Igual y lo vendo antes de que me o fusilen) desde ayer le tocó cierre a los carriles centrales en periférico desde la Fuente de Petróleos hasta Alencastre, quesque porque ahí va un hoyo enorme que costará 800 millones de pesos, ¡hagan ustedes favor! Así estaremos, dicen, ¡once meses! (aunque, por supuesto, la duración nunca es la que prometen, ni mucho menos). Y aquello fue, por supuesto, un reverendo… un reverendo… ¿cómo se dice? ¡Ah, sí! Un reverendo desastre…

La opción que el brillante gobierno capitalino concedió a los conductores fue la habilitación de tres carriles provisionales en los camellones laterales que funcionan en ambos sentidos de la vía. Sí, muy bien, pero hay qué salir, por lo menos, media hora antes de lo normal…

Porque en el mencionado tramo nadie sabe por dónde se agarran los carriles laterales (que ahora son centrales), los polis que dirigen el tránsito tampoco tiene idea, hay letreros que en vez de ayudar confunden y en general impera el desorden y, por supuesto, el tráfico…

Pero si ustedes, montados en su automóvil, no forman parte de los 34 mil vehículos que circulan a diario por la zona ¡no se preocupen! El problema es para los que todos los días transitamos por ahí (ajá, yo trabajo en Polanco, por eso este blog se titula como se titula)…

Así que ¡gracias al mejor alcalde del mundo por ser tan bueno con nosotros y preocuparse porque lleguemos pronto a nuestro destino! También hay qué darle las gracias por hacer todas las obras al mismo tiempo y por tener a la ciudad de México hecha un verdadero agujero. Entre el metro, el segundo piso, el metrobús y todo lo demás quién sabe a dónde iremos a parar. Pero en fin, yo, por lo pronto, ya casi llego a Reforma, ya mero llego, mi recorrido es cortito, nada más vengo desde Villa Coapa…

Obituario: Hoy no hay obituario, la neta estoy muy enojado… ¡Caray, y eso que vivimos en la "ciudad en movimiento"!

2 comentarios:

  1. ¿qué propones? es normal que el primer día la gente no sepa tomar esos carriles, yo veo desde mi trabajo ese tramo y el tráfico ha estado bien o al menos igual a como estaba antes. En una ciudad tan grande habrán obras todo el tiempo, para mi es sinónimo de desarrollo y crecimiento.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo que el comentario anterior, ¿qué propones?, o dicho de otro modo, ¿es posible hacer obras de esa envergadura sin causar molestias a los ciudadanos?.

    En otros estados se quejan por falta de obras y aquí nos quejamos porque hacen muchas...

    Y conste que yo también uso esa parte del periférico y debo decir que aún sin estas obras, el desmadre era siempre tremendo al acercarse a donde estará la nueva linea del metro, cuando terminen ambas obras se supone que mejorara de manera increíble el tráfico.

    ResponderEliminar