jueves, 22 de noviembre de 2012

Estados Unidos Mexicanos, los llevo en el corazón...


El –todavía- presidente Felipe Calderón, presentó una iniciativa de reforma constitucional para cambiar el nombre oficial de este bonito país, que no es “México”, como todo el mundo lo conoce, sino “Estados Unidos Mexicanos”, ajá, emulando a nuestro vecino del norte… Pero vayamos por partes.
“México”, según algunos cronistas, significa lugar de Mexitli, caudillo que guió a los mexicas y que fue criado en una penca de maguey –como esa donde grabé tu nombre, juntito al mío-.
Luego vino la conquista y entonces fuimos “Nueva España” por casi 300 años… Hasta ahí todo va bien, creo.
Después nos independizamos, así que la madre patria y todo lo que tuviera qué ver con ella se podía –y se tenía- qué ir al carajo. Encontrar un nuevo nombre para nuestro país era tarea inaplazable. Y el numerito fue motivo de debate, así, surgieron diversas propuestas como: “América Septentrional”, “América Mexicana”,  “Imperio Mexicano”, “Nación Mexicana Anáhuac”, “República de los Estados de Anáhuac”, “República de México”, “Estados Unidos Mexicanos”, entre otras lindeces.
Pero la cosa no fue tan sencilla, hasta eso, el consenso les costó trabajo. En 1824, un brillante congreso constituyente adoptó el nombre de “Estados Unidos Mexicanos” para el país, teniendo como paradigma a los Estados Unidos de América, que en esos momentos eran, en opinión de aquellos constituyentes, “el ejemplo de democracia, progreso y libertad a seguir”. Sí, esos  legisladores eran tan perspicaces como los de ahora, esa estirpe no ha cambiado en lo absoluto… 

Sin embargo, por alguna razón, la metonimia hizo su chamba y todo mundo –literal- le comenzó a llamar simplemente “México”… 

Así se le conoce en el todos lados, todos lo utilizan así. Nuestro gentilicio es “mexicanos” y no “estadounidenses mexicanos”. 

Imagínense, Chucho Monge hubiera escrito (y Jorge Negrete cantado) “Estados Unidos Mexicanos, si muero lejos de ti… 

Yo estoy de acuerdo con el –todavía- presidente Calderón. El nombre es absurdo, ilógico, soso, pasado de moda, caduco, sin sentido. Dicen que lo que no se usa se atrofia y acaba por desaparecer. Tiene qué ser. Maduremos por favor.
Ya varias veces se ha querido cambiar el nombre, pero los tercos no quieren soltar prenda, sabrá Dios por qué…
Obituario: Héctor Camacho, sí, era un “Macho”.

2 comentarios:

  1. Amigo Charly:

    No sé qué tan acertado sea cambiar el nombre oficial de su país, porque su nación es Federal. Cada Estado tiene sus propias autoridades, si bien todos están unidos bajo una misma Constitución.
    La designación oficial de un país no tiene nada que ver respecto de cómo sea el gentilicio con que se llame a su gente.
    Ud. no le va a llamar a un venezolano, "bolivariano de Venezuela", pero ahora ese país se llama República Bolivariana de Venezuela.
    Nosotros los de mi país de origen somos conocidos como uruguayos. Pero el nombre oficial de mi país de origen es: República Oriental del Uruguay. Y la designación correcta nuestra, o nuestro gentilicio en realidad es "oriental" y no "uruguayo", a tal punto que en un parte policial Ud. encontrará que dice "oriental, casado de XX años de edad" y no "uruguayo". Y nuestro himno nacional comienza diciendo "Orientales, la patria o la tumba".
    Fíjese acá en Estados Unidos de América. Los ciudadanos se llaman a sí mismos "americans", americanos. Y ellos llaman genéricamente América a su país, pero se olvidan (y estoy seguro que algunos no saben) que hay otras dos Américas, la Central y la del Sur.
    Conocemos a los brasileños como tales,y a su país como Brasil. Pero el verdadero nombre es República Federativa do Brasil, porque también, es una Federación de Estados, cada uno con su legislatura, gobernador,etc. como en México.
    Asi que la cuestión no es cambiarle el nombre al país,porque el nombre designa la estructura jurídica sobre la que se fundamenta.
    Eso no implica que el gentilicio se en su caso: mexicano.
    Cordiales saludos, Milton Hourcade

    ResponderEliminar
  2. Al cuarto para las doce quiere hacer un cambio que resulta innecesario y carísimo, además es cierto que somos Estados y estamos Unidos así que ¿cual es el problema? de todos modos el nombre del país gringo es United States que se parece pero no es lo mismo, esto suena a puro pretexto para tratar de reivindicarse de sus ostensibles malogros.

    ResponderEliminar