martes, 28 de enero de 2014

Dedo flamígero


Era la reunión plenaria de los senadores del PRD, más de 60 representantes del partido estaban presentes. Todos muy “cucos”, perfumados, trajeados, bien peinados, risueños, radiantes y muy optimistas.

Los perredistas iban a dilucidar el camino a seguir. Planearían las líneas más importantes de su agenda legislativa para el periodo que está por iniciar. Al fin y al cabo para eso son las “plenarias”, no crea usted que van a echar chistoretes y gracejos. No, tales reuniones son cosa muy seria.

Todo iba bien, apegado a la agenda, caminando bonito. Hasta que le dieron la palabra al Padre Alejandro Solalinde (¿quién lo habrá invitado? Digo, por aquello del “Estado laico”). El sacerdote tomó el micrófono, respiró profundo, miró a los presentes y disparó su homilía:

−El PRD se ha prianizado y ha traicionado a la nación por entrar al Pacto por México. Es traidor y corrupto –dijo, mientras se acomodaba los anteojos−. Tenemos qué ser honestos y reconocer que sí se equivocaron y que voltearon la espalda al pueblo de México. El partido entró en el Pacto y cayó en la corrupción, pero no todo está perdido −concluyó el defensor de los derechos de los migrantes.

¡Ah! La afirmación generó silencio entre los asistentes. Nada más se volteaban a ver. Las caras estaban dibujadas con sendas sonrisas estúpidas, nerviosas. No faltó quién quiso salirse de la sala. Uno que otro hasta estaba dispuesto a darle un par de bofetadas al cura blasfemo. Pero nadie movió un solo dedo para evitar las pachotadas.

¡Cómo se atreve! Estando presentes los gobernadores de Tabasco, Arturo Núñez; de Puebla, Rafael Moreno Valle, el “líder moral” Cuauhtémoc Cárdenas y toda la plana mayor.

No se vale, lo invitan a ver el fútbol y no se limpia los zapatos al entrar. Luego sube las patas al sillón y vomita en la sala. ¡Por Dios! Un auténtico chivo en cristalería.

El daño estaba hecho, El Padre Solalinde dio en el blanco. Y dejó a todo mundo atónito, fuera de lugar, sin saber qué hacer. Y él se fue muy tranquilo. Con la satisfacción del deber cumplido. Total, su reino no es de este mundo.

Obituario: Marco Fabián no celebrará si el sábado le anota a Chivas. Por si estaban con el pendiente.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario