martes, 8 de septiembre de 2015

Alguien miente



Resulta que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes  y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aseguró en un informe que los estudiantes de Ayotzinapa no fueron incinerados. Dicen que no hay evidencias de que un fuego como el que describió mi Chucho Murillo haya ocurrido, que esa fogatota al aire libre es imposible y que no existen pruebas de que los estudiantes hayan sido incinerados en un basurero.

Mal empieza la semana para el que ahorcan el lunes. El presidente Peña, que no sale de una para meterse en otra, ya ordenó atender el informe (el de la GIEI, el suyo ya ven que le quedó rete bonito) y hasta se va a reunir con los papás. Es importante reiterar el compromiso del ejecutivo con la sociedad y, sobre todo, con las víctimas y sus familiares porque bla, bla, bla… Un pintoresco show en el que seguro habrá, promesas, propuestas, ofertas, mentadas, raspones y chiflidos en vivo y en directo, pero ni modo, habrá qué apechugar. Así es, entramos a esta segunda mitad con muchas ganas y más fuerza…

¿Y Arely? Bien, muchísimas gracias por preguntar. Ella, linda como es, volteó para un lado, volteó para el otro, miró hacia el frente, encogió los hombros y acto seguido ordenó otro peritaje. Eso sí, de altísimo nivel. ¿Qué más puede decir?

Tomás Zerón, director de la agencia de investigación criminal insiste en que la versión de la PGR es la buena. Sí los quemaron en el basurero. Claro que sí. Tantos peritos no pueden estar equivocados… 

Pero el que debe estar muy nerviosito es el ex procurador Murillo. Pobre, a él sí que le ha ido mal. Nada más le falta la nube negra en la cabeza. Primero se cansó, luego lo corrieron y lo mandaron a la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (cualquier cosa que eso signifique). Ahora está de vacaciones y todo mundo lo acusa de mentiroso. La SEIDO dice que no, que él actuó con toda la seriedad que el caso requiere. Ajá, sí, pero por lo pronto resulta que las conclusiones a las que llegó se las acaban de tirar como castillo de naipes.
La cosa se sigue enredando, algo no cuadra, alguien miente…
 

Obituario: ¡Mi Cuauh entregó su CV bajado de Wikipedia! Qué bueno que ya sabe copiar y pegar. Yo solamente me pregunto ¿quién le habrá encendido la computadora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario