lunes, 5 de junio de 2017

Cíclico



Todo parece indicar que Alfredo Del Mazo ganó la gubernatura del Estado de México. Y yo estoy seguro que no hubo fraude. El conteo es legal, no tengo duda de eso. Los mexiquenses votaron, en su mayoría, por el simpático candidato atlacomulquense. Lo que sí sucedió es que el PRI la volvió a hacer. El “fraude” estuvo en la compra de conciencias, en las tarjetas rosas, en las despensas, en los acarreados y en la gran ignorancia de la gente, que prefiere mil pesitos ahorita que toda una vida de pobreza, alejada de las más mínimas oportunidades. Lamentable. 

Por el otro lado, el mesías tropical ya aseguró que su títere, perdón, su “candidata” había ganado los comicios incluso en Atlacomulco, ya ven que es bien ocurrente, luego dijo que las cifras del conteo rápido no correspondían a la realidad y que le habían aplicado un “descontón”. Después reveló que no hacía un llamado a la confrontación y que su respuesta sería pacífica. También sentenció que la guapísima maestra Delfina Gómez era la “gobernadora electa en términos reales”. Acusó al IEEM de simular los resultados y los llamó “una farsa”. “Vamos a defender los votos de los ciudadanos del Estado de México acta por acta y casilla por casilla”.

Eso fue el domingo por la noche, pero a mí me parece que ya lo había escuchado en algún otro lado, ¿a ustedes no?

Después de no aceptar los resultados viene la impugnación, luego la negación, después la “resistencia pacífica” –afectando a miles, pero “pacíficamente”-, para terminar nombrando “gobernadora legítima” a doña Delfina.

Ya me la sé, ya vi esta película dos veces. La voz del demócrata defensor del pueblo, rayito de esperanza, abogado del bienestar nacional, héroe solitario, luchador, enemigo de la malvada mafia del poder, dueño de la verdad absoluta y semidios de la emancipación lanzó, como siempre, su cantaleta de siempre, aquella que viene rezando desde el año 2000: "Es nuestra convicción democrática y nuestro compromiso respetar la voluntad popular. Para ello es imprescindible que no quede ninguna duda acerca de los resultados por el bien de México y de nuestro pueblo". Claro, así debe ser, siempre y cuando le favorezcan, si no es así… vuelva usted al principio de esta columna.

Obituario: Norberto Rivera se va y no se va. Lo está pensando, tiene una cola muy larga, que bien le podrían pisar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario