martes, 27 de abril de 2010

Tormenta en Arizona


Para Bart...

La ley antiinmigrante en Arizona es indigna en todo sentido. Afecta a medio millón de indocumentados residentes en aquel estado, la mayoría de origen mexicano. Los criminaliza. Le da facultades a la policía para detener a cualquiera, simplemente por tener cara de paisano. La dura ley ordena, así, sin recato, cazar mexicanos. Fascismo en su más pura expresión.
Si Hitler viviera se estaría preguntando ¿por qué no se me ocurrió esto a mí? Policías convertidos en nuevos SS procederán por sospecha o denuncia. Igual que con los judíos en la Segunda Guerra Mundial.

La policía, en todo el mundo. está para proteger y servir, no para perseguir a quien cruzó la frontera para trabajar en la industria de la carne o la construcción o levantando lechugas y tomates, jodiéndose en labores que ni los negros quieren hacer, como alguna vez dijo Vicente Fox, descaradamente, pero con muchísima razón.

La ley antiinmigrante es estúpida y absurda. Más en un país que presume respeto a las libertades civiles. Para el presidente Obama es una normativa "irresponsable", que "socava principios fundamentales" de la nación.

Y a la gobernadora Jan Brewer le llueven las mentadas, y con toda razón. Pero a ella se le resbalan. Se hace la sorda. Su conducta es inaudita, indebida, inexplicable e intolerable.
El embajador de México en Washington, Arturo Saruhkán, dice que “la nueva ley es discriminación racial. Nuestro país responderá con todo”.

Y acá, en México, los legisladores solicitarán a nuestros vecinos del norte frenar una ley tan absurda. El presiente mexicano dice que su administración no se va a quedar cruzada de brazos, “No puede ni va a permanecer mi gobierno indiferente cuando dichas políticas atentan contra los derechos humanos, y criminalizarla de esta manera abre la puerta a la intolerancia, al odio, a la discriminación, al abuso en la aplicación de la ley” dice. ¿Reclamará Calderón cuando vaya a Estados Unidos en mayo? Pura demagogia. Me encantaría ver qué chingados va a hacer.
Los que sí van a hacer son los paisanos que viven en toda la nación americana, organizaciones de migrantes a lo largo y ancho del país ya tienen en la mira a Arizona para aplicar boicots ante la aprobación de la ley. Se avecina una tormenta, ellos, los que mueven gran parte de la economía de la nación más poderosa del mundo, ellos sí que no se van a quedar con los brazos cruzados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario