lunes, 19 de abril de 2010

Yo opino...


Que si la mamá no tiene sentimientos y es cruel, que si el papá es un inepto, que si estaban en bancarrota, que si las nanas pasaban mucho tiempo con ella, que si fue autosecuestro, que el cuerpo siempre estuvo ahí, que si la sacaron y luego la volvieron a meter, que si ya descansa en paz, que la pijamita, que la cama, que el FBI, que el novio de la mamá, que si hubo pelea, que en las redes sociales ya se supo todo, que Bazbaz es medio babas, que si esto le afecta a Peña Nieto, que si el alma de la niña ya se fue o sigue penando, en fin. ¿Qué le pasó a Paulette?
En los medios de comunicación miles de cosas se han dicho y se siguen diciendo todos los días, se ha hecho un circo mediático asqueroso, todo a costillas de una niña de cuatro años, con discapacidad motriz y de lenguaje.
Y si hay a la mano un medio, entonces todos opinan, desde Poncho Vera hasta Facundo, desde Lily Téllez hasta "Beto y Lalo" (en Exa), desde Carmen Salinas hasta "Extranormal" (programa que aborda temas paranormales en TV Azteca), desde Joaquín López Dóriga hasta Carlos Marín. Y también, claro está Paty Chapoy y sus compinches, y Origel y los suyos. Así, en cada estación, en cada canal, en cada revista, en cada periódico, en todos lados, muchos de ellos sin una base, sin una formación, sin un bagaje, opinan y dicen lo que se les ocurre, lo que concluyen, lo que "les sale".
Y todo mundo condena, reta, señala, induce, todo mundo sabe, todos dicen, todos hablan, todos saben qué pasó en realidad y cómo resolverlo.
El caso es que esto se nos volvió una "opinocracia", aquí, en México, alguien pone carne y los perros se avalanzan sobre ella. Aquí se puede lapidar a cualquiera a la menor provocación sin tener prueba alguna, simplemente se necesita una sospecha generalizada (y si no, pregúntenle a la mamá de Paulette).
Lo que hace la "opinocracia" es desinformar, es confundir más a la gente. Y las opiniones, como digo, vienen de todos lados, todo mundo puede opinar de lo que sea en el tono que sea y como sea, total, de algo hay qué hablar ¿no?
Y esto apenas empieza, la "opinocracia" en México está en pañales, es sólo el principio, nos espera lo peor. Dios nos agarre confesados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario