viernes, 23 de julio de 2010

Tres mujeres

Gracias a Rafael Cardona por la idea...


No es el título de la nueva telenovela de Juan Osorio en el canal de las estrellas. Tampoco es el último libro de Isabel Allende, ni una película protagonizada por Ana Claudia Talancón. No tiene nada qué ver con la canción de los Cadetes de Linares, ni con la del grupo Palomo, ni con la del extinto Valentín Elizalde...

No, estamos hablando de tres mujeres, que no ejercen la política, que no son periodistas, ni son comentaristas en los medios, ni empresarias, ni practican el tan mentado "empoderamiento". No, éstas mujeres son madres que perdieron a sus hijos, una se llama Patricia Duarte, la otra se llama Luz María Dávila y la otra es Cinthia Salazar, y lo que tienen en común es que enfrentaron y confrontaron al poder, encarnado en la figura del Presidente de la República, se pararon enfrente de él y casi le mentaron la madre, le hicieron ver que su gobierno es incapaz de darles justicia, tanto en los asesinatos de jóvenes en Ciudad Juárez, como en el caso del incendio de la guardería ABC, y también en los abusos de autoridad del ejército en Tamaulipas.

El jueves 11 de febrero, en Ciudad Juárez, Luz María Dávila, mujer menuda, de baja estatura, caminó hacia el presidium y llorando encaró al presidente Felipe Calderón: “Le apuesto a que si hubiera sido uno de sus hijos, usted se habría metido hasta debajo de las piedras y hubiera buscado al asesino; pero como no tengo los recursos, no lo puedo buscar.
“Discúlpeme, señor Presidente. Yo no le puedo decir bienvenido, porque para mí no lo es, nadie lo es. Porque aquí hay asesinatos hace dos años y nadie ni nada han querido hacer justicia."

¿Y el presidente Calderón? Pues como siempre, puso una sonrisa nerviosa y se escondió entre sermones banales. Porque, eso sí, cada dos minutos sale en cadena nacional a decir cualquier cosa.

Aquí, en México, ante la desgracia no hay más que actuar solo, nadie está detrás. El Estado no existe, hace mucho que se murió. La justicia sigue sin llegar. Todos los días escuchamos sermones que nos dicen que ya somos un mejor país, que es hora de actuar y hacer historia, que falta poco para salir del atolladero, que ya casi. Pero seguimos siendo un país que no voltea a ver al de al lado, aquí cada quién se rasca con sus uñas, cada cual se preocupa por lo suyo, no hay más, ¿quién nos gobierna? La respuesta la tiene Álvaro Carrillo: "Sabrá Dios, uno no sabe nunca nada..."

Obituario: Después de 80 días sin probar alimento, los dos ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro, Cayetano Cabrera Esteva y Miguel Ángel Ibarra, levantaron la huelga de hambre que mantenían en el Zócalo capitalino, en la Ciudad de México. Mientras estos dos conejillos luchaban por su vida, Martín Esparza se chutaba unos ricos y suculentos tacos de carnitas estilo Michoacán en distinguida taquería.
Moraleja, nadie sabe para quién trabaja.

2 comentarios:

  1. gracias. rafael cardona

    ResponderEliminar
  2. Mexico ya perdio a coahuila, chihuahua,Nuevo leon, sonora y tamaulipas...... ya se los gano el narco.....que triste.....

    Este 15 de Sep. No va a haber grito,

    va a haber silencio, por México.



    Hagamos algo con verdadero valor para México, algo que de verdad demuestre que estamos unidos, y en desacuerdo con la manera de combatir la inseguridad.
    Este 15 y 16 de septiembre démosle la espalda a nuestros gobernantes.
    Dejemos que ellos solo celebren las fiestas patrias, ellos sí tienen que festejar.
    Que por primera vez en la historia de este país, el grito de independencia y libertad sea un gran silencio de inconformidad y disgusto.
    Que sientan los principales líderes y mandatarios de este país que nosotros también podemos darles la espalda.
    Esto es lo que mueve, esto es lo que hace reaccionar, esto es saber que es tener a un país secuestrado, vivimos a la zozobra, entre rejas en nuestros hogares y comercios, con blindajes de todo tipo.


    No estamos en tiempos de decir VIVA MÉXICO, ni de festejar nada, ni de ir aplaudirle al Ejercito, ni a al Mandatario, Gobernante en turno, que no han podido controlar ni darnos bienestar. Ni mucho menos seguridad que es lo mínimo que deben hacer, para eso se funda el estado.

    Recuerda los bombazos que hubo en Morelia en las fiestas patrias.
    Todo lo que esta sucediendo en los estados fronterizos...
    Mexico ya perdio a coahuila, chihuahua, sonora y tamaulipas...... ya se los gano el narco.....que triste.....


    Así que propongo que este 15 de Septiembre no haya grito sino un gran silencio de enojo y reclamo.
    Dejemos solos a los gobernadores, a (los mandatarios) en sus respectivas plazas, que le den su grito al aire y a su familia y equipo de trabajo, que se lo crean ellos, no nos han servido absolutamente para nada, si se fijan sólo han aprobado las reformas que a ellos convienen ya sea para recibir más apoyos y/o votos.


    Únete de verdad a este movimiento histórico por el bien de tu familia, de tu comunidad, de tu estado, de tu vida y del país en que vivimos todos.


    Este 15 de Sep. No va a haber grito, va a haber silencio, por México.

    Demos el grito y festejemos (si hay algo que festejar) en nuestras casas con amigos y familiares y al desfile ni pararnos por ahí, los reconocimientos que hemos recibido últimamente son un par de medallas olímpicas y el primer lugar en secuestros y homicidios...¡que lo festejen ellos!



    LAS DISQUE AUTORIDADES DEBERÍAN DE TENER MIEDO AL PUEBLO,NO EL PUEBLO A UNA BOLA DE RATAS, CORRUPTOS QUE SOLO VELAN POR SUS INTERESES 'HAY QUE APOYAR, ES MOMENTO DE HACER ALGO'.


    ¡VIVA MÉXICO!, sólo que sin las farsas de los gobernantes y su grito de independencia en las diferentes plazas cívicas de todo el país.
    ¡Únete y circúlalo!

    ResponderEliminar