lunes, 10 de enero de 2011

Tiroteo... y odio


Bajo el lema "El Congreso en tu esquina", la diputada demócrata de la Cámara de Representantes, Gabrielle Giffords, se disponía a conversar con los votantes de su distrito delante de un supermercado en Tucson, Arizona, rodeada de colaboradores y aliados políticos. Entonces, un joven se aproximó a y le disparó directamente a la cabeza, según cuentan testigos de la escena.

Después empezó a disparar indiscriminadamente contra las otras personas que la rodeaban. Un testigo presencial dijo haber contado entre 15 y 20 disparos. Hirió a 18 personas, de las cuales cinco murieron poco después, entre ellas una niña de 9 años y un juez federal, John Roll.

Ayer, a la entrada del hospital, el padre de la congresista respondió a los periodistas que le cuestionaron si su hija tenía enemigos: “¿Qué si tenía enemigos? El Tea Party, completo”

El “Tea Party” es un movimiento dirigido por la ex candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos Sarah Palin, que reúne al espectro más reaccionario de la extrema derecha estadounidense que considera que el gobierno del presidente Barack Obama es culpable de crear una política favorable al agrandamiento de la burocracia, el gasto público y los impuestos. Por ello se oponen a todo lo que huela a partido demócrata. Incluido el tema de los migrantes…

Y el tiroteo se da, curiosamente, en Arizona, cuna de la retórica del odio en los últimos meses, casa de la intolerancia, el estado donde el año pasado se aprobó la ley antiinmigrante más fuerte de los Estados Unidos…

Estas cosas pasan en “América”, ese "paraíso" de la democracia donde individuos fanáticos y fascistas descerebrados te pueden volar la cabeza con su arma de fuego porque es legal llevar pistolas por ahí. ¿Tea Party? No lo sé, huele a matanza típica de la basura ultraderechista yankee…

Obituario: Ted Williams, el "mendigo de la voz de oro" será la voz del estadio de los Cavaliers de Cleveland, colaborará en un noticiero de radio y protagonizará una película junto a Jack Nicholson... La pregunta es ¿quién les dijo que el señor quería trabajar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario