jueves, 3 de marzo de 2016

Guerra fraterna



Ahora mi querido Andrés Manuel se agarró del chongo con su hermano. "Hoy me enteré de que mi hermano Arturo apoya al candidato del PRI en Veracruz. Somos familia, pero él está por conveniencia del lado de los corruptos, es un traidor", dice Andrés Manuel.

Pobre, la mafia ya compró a su hermano. Y a él lo quieren callar desde el núcleo más importante de la sociedad, no quieren que su voz se escuche. Dice que el mejor candidato para Veracruz es, por supuesto, el de Morena, cualquiera que sea su nombre, ¿o a alguien le importa?

Pero don ALO (Arturo López Obrador) se sabe defender, no está manco, ni mudo, así que ya le mandó decir un par de cosas a su carnal: “Todos los políticos tienen un lado oscuro y quienes sí sabemos de sus vidas, somos los familiares”. ¡Tómala, en tu pejecara! Luego afirmó: “No tiene memoria” ¡Sopas! Dice que no todos pensamos como él. Bueno, eso no es nuevo, se lo han dicho muchos y hasta el cansancio, pero Andrés es más terco que una mula y más mentiroso que Pinocho.

¿Qué pensará la señora Obrador, dondequiera que esté, al ver tan desagradable guerra fraterna? Ojalá esté del lado de AMLO, porque ya lo saben, si no están con él, están en su contra y son traidores, ingratos e impíos. 

¡Ah! Y va a vender el avión presidencial, porque está muy caro y no lo tiene ni Obama. No señor, no lo tiene, el presidente de los Estados Unidos tiene dos, por si las cochinas moscas. Y son muchísimo más caros.

Obituario: Adiós Cuauh, de veras, ya te extrañamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario