lunes, 10 de octubre de 2016

Armas y miedo



La semana pasada el senador del panista Jorge Luis Preciado se aventó una verdadera joya, dio que “estamos proponiendo al Senado de la República que se modifique el artículo décimo y se permita que una persona pueda tener un arma ya no solamente en su casa sino donde tiene su negocio y que también pueda traer arma en su auto, como extensión de su domicilio, para su autoprotección y la de su familia”. Ah, pero aclaró que su propuesta no significa que “en todos los carros y en todos los negocios habrá armas, lo que estoy diciendo es que aquel que considere que puede mejorar su seguridad teniendo un arma en su auto o en su negocio lo pueda hacer, porque en este momento eso es delito”. Ok, senador, ya lo entendimos.

Preciado dice que no hay razón por la cual un ciudadano no pueda autodefenderse, explica que un delincuente lo que debe valorar es que, si va a asaltar un carro o si va a asaltar un negocio, pues debe saber que la persona que está del otro lado tiene los mismos elementos para persuadir de que eso no suceda. No pos sí.

De que los delincuentes son los que deberían tener miedo, sí, de acuerdo. Pero los legisladores no pueden echarnos la responsabilidad a nosotros los ciudadanos. “Ahí defiéndanse, ¡suerte!”. No. Los maleantes no tienen miedo, ellos chambean botados de la risa. Si los capturan salen al poco rato. Una lana, una fianza y ya, a seguirle. El aparato judicial nada más no funciona, las penas, los castigos, los cuerpos policiacos, la burocracia legal. Todo es un chiste. Los delincuentes se burlan de todos nosotros, que vivimos con miedo todos los días. Ellos deberían temblar cada vez que salen a “trabajar”, ellos deberían ser los que se invaden de terror cuando van a cometer sus tropelías. En otros países sí lo piensan, y muchas veces deciden no actuar, el peso de la ley suele ser brutal. Aquí no, aquí, como siempre, nunca pasa nada.

Así que, señor senador, búsquele por otro lado, sígale pensando. Potéjanos, cuídenos, que para eso le pagamos.

Obituario: Ernesto Nemer quiere gobernar el Estado de Mexico, ¿Qué no acaba de llegar a Profeco? ¡Bravo! Eso habla de su gran compromiso con todos los mexicanos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario