lunes, 17 de octubre de 2016

Córrele que te alcanzan



Al todavía gobernador –con licencia- de Veracruz se le acusa de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal, entre otras linduras. La semana pasada decidió ausentarse de su cargo para, según dijo, defenderse de todas las falsedades que le han endilgado. Eso, señores, es lo que hace un hombre sensato, honesto, honrado, íntegro y decente.

Sin embargo, el gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, ese tremendo político y estadista, convertido a cazador de brujas, dice tener información extraoficial, pero fidedigna, de que el sábado pasado, trepado en un helicóptero y con ayuda del gobernador interino, Flavino Ríos Alvarado, Javier Duarte huyó del estado. Según el nuevo paladín de la justicia jarocha y protector del pueblo veracruzano, don Javier se hizo de humo y no volveremos a verlo jamás, claro, hasta que él lo capture y lo meta tras las rejas, que es donde debe estar.

Y así será, durante dos años don Miguel Ángel será dios, hasta que llegue el siguiente candidato ganador y le recuerde al señor Yunes que para tener la lengua larga es necesario tener una cola corta y él, nada más no la tiene. Entonces revivirán las acusaciones de enriquecimiento ilícito,  desvío de recursos,  peculado, lavado de dinero, y hasta pederastia. Ahí nomás. 

Pero eso puede esperar, lo importante ahorita es capturar al malhechor de moda, al maldito que dejo a Veracruz al borde del abismo, a ese desalmado que no tuvo piedad y arrasó con todo. Ahorita, para Yunes, lo importante es reconstruir el puerto mientras canta aquello que reza “te pareces tanto a mí, ¡que no puedes  engañarme!”

Obituario: Jorge D’Alessio se fusiló el himno del Sevilla para cantarle a su América… ¿Y Peláez dónde está cuando se le necesita?

No hay comentarios:

Publicar un comentario