martes, 13 de diciembre de 2016

15 minutos



Alguna vez Andy Warhol dijo que en el futuro todos tendríamos derecho a 15 minutos de fama. El polémico artista no podía tener más razón, sin embargo le faltó decir que para lograr tal objetivo es necesario renunciar a la dignidad, al pudor, a la privacidad, al decoro, al orgullo y a cualquier tipo de vergüenza, además de estar totalmente dispuesto a hacer el más insultante de los ridículos y no tener ningún empacho en repartir por el mundo costales enteros de pena ajena. 

Hoy en día, gracias a las benditas redes sociales, cualquiera se vuelve famoso en un clic. Hoy cualquier persona que carezca del mínimo talento, pero que esté dispuesto a hacer cualquier estupidez disfruta de una fama mediática tan gloriosa como breve. Después de eso no queda nada, ni sol, ni madrugada, ni lluvia, ni tormenta, ni amigos, ni esperanza. Después de eso ni sus familiares les hacen caso. Y esa cruda debe ser espantosa.

Es el caso de Rubí, cuya fiesta será un suceso. La distinguida quinceañera es el tema de conversación en todos lados. “¿Vas a ir a la fiesta de Rubí?” La niña ya fue a muchos programas de radio y a más de televisión. Anda de aquí para allá en limusina y ya no tiene tiempo para nada, ni para nadie. Muchos famosos ya se agarraron de la “fama” de esta niña para salir en la foto que van a tomar el día 26 de los corrientes, allá, en La Joya, San Luis Potosí. Rubí les importa poco, lo importante es su nombre en la marquesina. Publicidad gratis. De eso no hay todos los días. ¿Y el 27? El 27 ni quién se acuerde de Rubí. Hoy todos somos amigos de Rubí, mañana, mañana será otro día.

El otro caso es el de Eduardo Arias, mejor conocido como “Lady Wuuu”, seguidor de Menudo que grita como gritan otros miles de fans del mencionado grupo. Sin embargo él estuvo en el momento justo en el lugar adecuado. Y se hizo famoso. Radio, televisión, redes, prensa escrita, eventos altruistas, bueno, hasta va a ser padrino de Rubí –seguro fue su idea-. Hoy Lalo está en la palestra, mañana regresará a vender tacos afuera del estadio Azteca y quizá alguien lo reconocerá y le pedirá que haga su aclamado grito. La resaca se viene fuerte.

Por eso dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Pero Rubí y “Lady Wuuu” ¿con qué se pueden mantener? No nos preocupemos, el circo constantemente cambia de pista. Ya vendrá otro payaso.

Obituario: Dice Oribe que el América le puede ganar al Real Madrid. Yo lo quiero ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario