jueves, 7 de agosto de 2014

El mismo discurso



Ya están al aire los spots del flamante nuevo partido político “Morena”, sí, presidido por Andrés Manuel López Obrador. Están bien bonitos, vemos a nuestro querido AMLO dándonos un mensaje de esperanza que no habíamos escuchado nunca: “Morena, el partido que México necesita, nuestro partido. Morena significa seguridad, empleo, justicia y bienestar para todos. La honradez es nuestra bandera. No permitiremos la  corrupción. ¡Vente con nosotros a Morena, Morena es la esperanza de México!”  Es la invitación que López Obrador hace a los ciudadanos para unirse a su novedoso proyecto.

¿No se cansará? Otra vez su discurso de siempre, de toda la vida. Ése que tanto hemos oído, que ya nos sabemos  y que parece disco rayado (sí, ya sé que esa expresión ya no se usa), debería grabar su alocución y ponerle “play” cada que haya un debate, una entrevista, un mitin o un comercial. Lleva años y felices días con el mismo rollo (claro, con excepción de un par de meses de tierno amor). 

Que si la mafia del poder, que si los traidores a la patria, que si los títeres del imperio, que si nos roban la soberanía, que solo él pueblo puede salvarse a sí mismo, que si la honestidad como lema, que la corrupción es un cáncer… ¡Las mismas frases desde el 2002!

“Renovarse o morir”, dice el refrán. Y a don Andrés eso nada más no se le da. Le urge un cambio, por lo menos de discurso. Ya tiene su partido, ya rompió con medio mundo, ya muchos no lo respetan como lo hacían antes. Ya no es un guía espiritual de nadie. Ya el efecto pasó, ya no quedan ni polvos de aquellos lodos. 

Ahora su intención (además de vivir del erario y nadar de muertito por el resto de sus días) será quitarle votos al PRD, porque yo no creo que llegue a ningún otro lado. Seguro será candidato presidencial en el 2018, pero dudo que le alcance para mucho. Hace poco, Jesús Ortega, lo calificó de tener “una visión fanática, intolerante, populista, demagógica, anacrónica, a veces de un nacionalismo pernicioso, anclada en el pasado, tratando de repetir la historia como farsa…” ¡Sopas! ¿Así o más suavecito don Chucho? Mejor descripción, imposible.

Obituario: Si el spot del partido humanista está “grabado con un celular”. ¡Pues entonces que se vea como si lo hubieran grabado con un celular! Quién sabe qué plomeros harán esas campañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario