martes, 21 de octubre de 2014

Hoy no, venga el lunes...




El Padre Alejandro Solalinde tiene información privilegiada, top secret. De esa que nadie conoce. Todos están muertos. Fuentes muy cercanas le dijeron que todos los normalistas fueron ejecutados en una especie de hoguera, que les prendieron fuego y los dejaron consumirse de tan inhumana manera.

Y el Padre, comprometido con su causa, acudió el domingo a la PGR…

-¡Fíjese que ahorita no hay nadie! ¿Para qué asunto? No señor, se fueron a comer, pero espérese un rarito y ahorita lo atienden… ¿Sabe qué? ¡Mejor véngase mañana! Seguro mañana con todo gusto le toman su declaración. ¿De lo de Ayotzinapa verdad? Ok, yo les dejo el recado.

Ayer la cosa fue igual, después de dar su declaración mediática por todos lados, el Padre se fue a parar, otra vez, a las oficinas de la citada dependencia.

-¡Ah, Padre! ¿Solalinde verdad? Ya dejé su recado. Sí, me dicen que mañana lo recibe el señor procurador, ajá, él ya sabe. Lo espera ¿eh? Por favor no falte, de verdad, encontrar a los muchachos vivos es la prioridad para todos.

Bueno, pues ojalá hoy lo reciban. Dios quiera que el señor Murillo Karam se dé un ratito para oír al Padre Solalinde. Sería bueno que escucharan todo lo que tiene que decir. Eso sí, deberían darle la recompensa de miles de miles de millones de pesos que hay por información que lleve al paradero de los desparecidos. Porque las promesas se cumplen. 

Obituario: Arjona va a dar cuatro conciertos en el auditorio nacional. Aunque usted, no lo crea.

3 comentarios:

  1. No cambian de verdad no cambian no importa lo relevante del caso. No hay crimen perfecto solo malos investigadores.

    ResponderEliminar
  2. Claro que saben que pasó con los muchachos, nomas se hacen pen...

    ResponderEliminar