jueves, 30 de octubre de 2014

Encuentran lo que no buscan




"De lo perdido, lo que aparezca", dice el sabio, viejo y conocido refrán. Pero cuando lo que aparece no es lo que estamos buscando entonces, como dijo Javier Aguirre, estamos jodidos.

"Seguimos trabajando, aún no sabemos si son o no son, pero en cuanto lo confirmemos se los haremos saber". Son palabras del procurador Jesús Murillo Karam. La búsqueda de los 43 normalistas desaparecidos sigue. Los destacados y talentosos peritos argentinos no dicen nada, pero siguen en lo suyo. Necesitan tiempo.

Mientras todo mundo sigue investigando dónde están esos 43, preguntándose si están vivos, muertos, escondidos, secuestrados o si andan de parranda, por todos lados siguen apareciendo fosas repletas de cuerpos que ¿nadie? está buscando. Calcinados, acribillados, ahorcados, despedazados, torturados, descuartizados y demás. Lo que todo mundo se pregunta es más que obvio, ¿quiénes son y por qué están ahí? ¿Quién los mató y los escondió? ¿Quién los está reclamando? ¿Nadie los está buscando? ¿A nadie le importa? ¿Por qué las autoridades no responden a ninguna de estas preguntas? Total, como nadie pregunta, nadie contesta.

La indagatoria ya resulta escalofriante, entre más buscan, ajá, más encuentran. La inteligencia mexicana es brillante. El problema es que nada más no encuentran lo que están buscando. Han hallado todo, menos lo que quieren encontrar.

Lo mismo pasa con el ex alcalde de Iguala y su mujer. Todo mundo los está buscando y nadie los puede localizar. Y para como vamos dudo que los encuentren. Tienen muchas cosas que contarnos, pero les dieron una semana de ventaja y eso es muchísimo. Ojalá que en esa búsqueda aparezca la Tuta o algún otro capo de esos tan peligrosos. Al fin así se las gastan las autoridades. Nunca encuentran lo que quieren que aparezca.

Ya se fue Ángel Aguirre... ¿Y? ¿De qué nos sirve? Que alguien me explique por qué es útil su separación del cargo. Pura politiquería. Pura rebatinga entre partidos. Ese pastel es grande y nadie lo quiere compartir. "Me separo del cargo para favorecer el clima que coadyuve a la investigación..." Sí, claro. ¡Cómo no! Si el señor sabe algo jamás lo va a decir. Y el que llega jamás lo va a saber. Vivimos en medio de la incertidumbre y las especulaciones. Que si el ex gober era amante de la esposa del ex edil (¿lo escribí bien?), que si su campaña la financió el narco, que si es dueño de medio Acapulco y que si el tipo es más feo que pegarle a Dios (bueno, eso sí).

El caso es que estamos peor que al principio. Cada vez sabemos menos. La única certeza es que seguimos esperando (ya sentados, para no cansarnos) que nos digan dónde diablos (se) metieron a 43 estudiantes que desaparecieron como por combustión instantánea. La indignación sigue creciendo. Desgraciadamente el chiste de la policía y el oso está más vigente que nunca.

Obituario: Olvídese de esta columna completa... ¡Carlitos Vela ya aceptó volver al Tri! ¡Gracias Miguel Herrera! ¡Gracias Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario