viernes, 13 de mayo de 2016

¿Qué hace el Chapo en Juárez?



“Se llevaron a don Joaquín Guzmán a Ciudad Juárez, no sabemos a ciencia cierta a qué o para qué, pero el caso es que ya está en Chihuahua. Muy bien por el gobierno mexicano, que lo pasee, que lo confunda, que no lo deje en un lugar fijo para que tenga modo de tramar alguna de sus tropelías. Bueno, no, seguro se lo llevaron porque ya lo van a extraditar. Sí, por eso está cerquita de la frontera, además del otro lado hay bases militares estadunidenses de la CIA, el FBI, el Servicio Secreto, la NASA y hasta los Men in Black… Claro, por eso está en Juárez, porque ahí es todo diferente, todo todo es diferente, en la frotera, en la fontera, en la frontera…

“No te quieras reír de nosotros Peña, ¡exigimos que los funcionarios comparezcan para que nos expliquen por qué andan dándole vueltas a un pobre preso enfermizo  y desgastado! Eso sí, si se lo llevan, que todo el dinero que el capo hizo al amparo de su organización criminal, dinero manchado de sangre, se quede en nuestro país para reparar el dolor y penas que causó en las familias que perdieron a sus seres queridos con motivo de sus actividades delictivas.
 
“Sí, mejor que sí se lo lleven, la extradición se impone, porque el gobierno de este país brilla por su estupidez. Está visto que no puede cuidar a tan peligroso caco. Capaz que si lo dejan aquí se les vuelve a pelar, ese Chapo es demasiado hábil para un gobierno tan imbécil. Y los gringos, los gringos sí saben cómo tratarlo, allá sí le van a hacer ver su suerte.

“Sin embargo los delitos mayores los cometió aquí, por eso debe pagar aquí. Él es el que quiere irse, si ya hasta se lo dijo a su abogado. Ya está harto, adolorido, soñoliento, cansado. Está dispuesto a someterse al programa de testigos protegidos y soltar toda la sopa.

“Claro que no, si acaba de conseguir un amparo contra la extradición, no se va a ir, ahorita está en Juárez, pero luego se lo van a llevar a Monterrey y así…”

Éstas y muchas otras cosas he oído en los días recientes. En fin, oye uno tantas cosas y tan contradictorias que ya no sabe ni qué pensar. Eso sí, el gobierno no dice ni “pío”.

Obituario: Cayó un Porky, faltan tres… paciencia es el nombre de este juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario