jueves, 5 de mayo de 2016

Trump ya no es un chiste



Ya lo dejaron solo, Ted Cruz y John Kasich fueron los últimos en aventarse del barco republicano que lleva al insufrible Donald Trump a contender por la presidencia del país más poderoso del mundo. Todavía no es oficial, pero ya es un hecho. Mi Hillary debe estar preocupada. La última encuesta entre los dos pone al simpático magnate 7 puntos arriba de la esposa de Bill… Ay Dios.

Hace un año la premisa era totalmente descabellada: Donald Trump, un candidato que viene de afuera, del mundo de los negocios y de la farándula, un payaso que más bien parece chivo en cristalería, que le tira a todo y a todos sin ningún argumento firme y que defiende posiciones nacionalistas mucho más a la derecha que cualquier otro contendiente serio a la Casa Blanca en décadas recientes… Hace meses era un chiste pensar que alguien así realmente tuviera una posibilidad de ser el próximo presidente de Estados Unidos.

Trump es un "outsider", nunca ha tenido un puesto político, es un imbécil al que un día se le ocurrió que quería gobernar su país, un populista con un discurso arrebatado contra todo lo económico y lo político, se ha dirigido a las clases trabajadoras blancas y a sus inseguridades raciales. Y le ha atinado. Descalifica a los mexicanos como violadores, promete prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos y amenaza con una guerra comercial contra China. 

Pero lo verdaderamente preocupante es que, teniendo en cuenta la extraordinaria campaña de Trump y la manera como ha desafiado una y otra vez los pronósticos que auguraban su derrumbe, pocos se aventurarán a descalificar del todo sus posibilidades electorales en noviembre. Aquel chiste ya no es gracioso. En fin, in god we trust.

Obituario: Pepillo contra Flor Rubio… ¡Nivelazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario