jueves, 23 de junio de 2016

En sus marcas...



Faltan dos años para elegir a quien sustituirá a Enrique Peña Nieto, año y medio para que los candidatos en cuestión se acomoden en la raya de salida. Así que de aquí y hasta entonces empezaremos a escuchar nombres y “propuestas” y promesas y planteamientos y el cuento que nos cuentan cada vez que los políticos se interesan en nuestro invaluable voto.

¿Quiénes quieren? Todos. El gobernador de Chiapas -un simpatiquísimo güerito de rancho-, Eruviel con todo y chapitas, Manlio sin su bigote –aunque jure y perjure que no, Rafael Moreno Valle, Silvano, Ricardo Anaya –otro güero de rancho-, “El Bronco”, Gustavo Madero, Jorge Castañeda y hasta Pedro Ferriz… ¡Já! ¡Pedro Ferriz! ¿Quién le dijo a Pedro Ferriz? Pero bueno, ya, seamos serios, de que tiene derecho, tiene derecho. Pero perdón, es un buen chiste.

¿Quiénes de verdad tienen posibilidades? Muy pocos. Por supuesto Andrés Manuel López Obrador, que lleva nada más 16 años en campaña con todo y el cerco informativo que tanto cacarea (imagínense si no lo tuviera), Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño, Miguel Ángel Mancera (sí, a pesar de cómo tiene a la CDMX) y mi siempre linda, agradable y guapísima Margarita Zavala. No necesito pedirle que se aprenda estos nombres, seguramente ya los conoce y los seguirá viendo hasta en su sopita de letras.

Más de lo mismo, desgraciadamente. Nada nuevo. Gastarán cantidades estratosféricas, nos inundarán de basura visual, auditiva y física y nos tratarán de convencer de que son un sueño hecho realidad y que con la varita mágica que traen debajo de la manga este país podrá cambiar en un tris. ¡Sí, cómo no!

Ahí están mis pronósticos, guarden esta columna y si fallo, que la nación me lo demande…
Obituario: El asesino de Orlando atacó por despecho. Un crimen pasional multiplicado por cincuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario