martes, 28 de junio de 2016

La raja del peje



De que el tipo es hábil, ni dudarlo. Aprovecha cualquier recoveco para sacar provecho. No deja un solo cabo suelto y siempre busca la oportunidad para lograr su cometido. De cualquier situación saca su raja. Al final no logra alcanzar el gran objetivo, esa meta máxima, pero lo vuelve a intentar, siempre lo vuelve a intentar… No, no es Lio Messi, ese ya decidió no volver con su selección… Hablo, desde luego, de Andrés Manuel, así, sin apellido, dieciséis años de campaña le han servido, por lo menos, para que todo México lo reconozca. Ya forma parte del patrimonio nacional. Sabrá Dios qué haríamos sin él.

AMLO sabe cómo llevar agua para su molino. Y hasta lo que no pensó que fuera a funcionar le sale bien. Sus ingeniosas frases: “no lo tiene ni Obama” y “frijol con gorgojo” se han convertido en referentes esenciales en todo el país para el chiste, la broma, la chunga y la guasa. Él lo sabe, y aunque no tengan sentido ni razón las seguirá explotando por los siglos de los siglos.

El domingo se aventó un par de puntadas preciosas. Primero exigió la renuncia del Secretario de Gobernación y luego pidió al presidente Peña que ya comience con la transición para que en el 2018 todo sea paz y tranquilidad. Claro, siempre y cuando llegue él a la presidencia, solo así habría armonía, solo el pueblo puede salvar al pueblo. 

De verdad que me cae bien, es rete simpático. Como todo buen estadista, como el gran guía que es, el domingo, en la marcha que encabezó, López Obrador preguntó a la gente si se refrendaba el apoyo a los maestros. Por supuesto que todos los presentes contestaron con un sonoro ¡sí! Claro, por una torta, un frutsi, una palanqueta y mi camisetita de Morena yo también grito lo que al señor se le antoje. ¿Frijol con gorgojo? No, aquí no hay de eso, aquí no mentimos, no robamos y no traicionamos al pueblo. Pero eso sí, agrademos la presencia de la gente reunida en el Paseo de la Reforma, refleja el compromiso de la ciudadanía con las causas justas. El chiste se cuenta solo.

Pero no se despeguen amiguitos, que el show de este gran humorista todavía tiene mucha cuerda. Próximamente en tu ciudad.

Obituario: ¿Argentina? ¡Por favor! Yo le voy a Cruz Azul, eso sí es sufrir…

No hay comentarios:

Publicar un comentario