martes, 10 de noviembre de 2015

Debate pacheco



Siempre he pensado que, en momentos críticos, cuando hay opiniones encontradas, las cosas se deben hablar. Y así, podemos mandarnos al diablo o arreglar las cosas, pero se hablan…

Es el caso con todo este asunto de la legalización –o no− de la mariguana. Ayer, el presidente Peña Nieto dejó muy claro que él no está a favor, pero sí está porque se discuta. Por lo tanto, dio luz verde al inicio de un debate nacional, dijo: "quiero dejar la instrucción dada de un amplio debate, especializado, que convoque a sociólogos, médicos, académicos, y a la sociedad para realmente definir cuál podría ser la política y las acciones que como Estado deberíamos tener ante este tema. Ver los alcances que tiene una eventual apertura del consumo de mariguana, que esto de ninguna manera suponga una apertura de drogas mucho más dañinas". 

Nadie es dueño de la verdad, ni siquiera Andrés Manuel. En este caso no se pueden ignorar las distintas voces que vociferan por la apertura de la mariguana, ni tampoco las que rezan porque eso nunca se logre. 

Yo aplaudo el debate, pero un debate en serio, formal, sensato, sin gritos ni sombrerazos. Una disputa decente, democrática, donde el resultado final sea para el beneficio de todos.

Habrá quien diga que, en este país, que el gobierno represor abra un debate seguro es una cortina de humo… Denle una al presidente, de veras, no todo es negro o blanco, el mundo tiene muchos colores… En fin.

Obituario: El PRD cambia –otra vez− de piloto… El chiste se cuenta solo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario