martes, 9 de febrero de 2016

El otro negro, el imbécil



Después de todo el “huelemeelcalcetín” alrededor del dólar y Andrea Legarreta, ahora salió el distinguido actor y conductor Raúl Araiza, mejor conocido como “el negrito”, a dar su opinión de lo que sucedió en aquella desafortunada mención transmitida por el canal de las estrellas. Salió a defender su estupidez con otra estupidez aún mayor. Y sí, adivinó usted, mejor se hubiera quedado callado.

“Nosotros estábamos leyendo cosas que nos pusieron en el prompter”, dijo, y luego se aventó la puntada de su vida, cuando la reportera que lo abordaba le cuestionó que “muchos se sintieron agredidos al decir claro, nosotros no tenemos ese sueldo que tienen ustedes, por eso ustedes dicen ‘esto no afecta al mexicano que suba el dólar’”. El señor Araiza, avisado y abusado, como es, respondió raudo, veloz, y claro, sin conectar la boca con el cerebro: “bueno, pues que le chinguen más, o sea, ¿qué te voy a decir ya? Hay que trabajar…”

¡Bravo! “Que le chinguen más”. Como si en este país “chingarle más” fuera sinónimo de éxito financiero. Pobre hombre. Claro, cuando eres hijo de uno de los productores más importantes de Televisa y una primera y reconocida actriz no necesitas pensar en “chingarle”, naciste en sábanas de seda, nunca te importó “chingarle”. Al contrario, con esos papis lo que te importa es la fiesta, las viejas,  las drogas y el alcohol, de ida y de regreso. Echar desmadre y meterte todo lo que se te atraviese. Y así, de tanto que “le chingas” te ganas unas ricas vacaciones en Mazatlán. Y el lugar te gusta tanto que regresas varias veces.

No "negrito", tú vives en una burbuja, en este país “le chingamos” todos, “le chingamos” mucho. “Le chinga” el que vende tamales, el anciano empacador del súper, el que hace la limpieza en tu casa Televisa, el portero del edificio, el policía honesto, el padre de familia que sale de su hogar a las cinco de la mañana y regresa a las diez de la noche… La lista es muy larga, en este país “le chingan” muchos y “le chingan” mucho más que tú, que eres un afortunado por hacer lo que haces y dedicarte a lo que te dedicas. De veras, ya déjalo así. Ya no te defiendas compadre. Calladito te ves más bonito. Y las señoras te adoran, esas que “le chingan” todos los días peleándose con los precios en el mercado, esos precios que se están trepando, justamente, por culpa del dólar. Por favor, no las insultes con tanta estupidez.

Obituario: Ya viene Francisco… Por fin, nuestros males se van a acabar. Oremos al Señor.

1 comentario:

  1. efectivamente el 95% de la poblacion de este pais, no para de chingarle mientras el gobierno y la clase politica se lo chinga a diario.
    Uyy el Papapancho !!!

    ResponderEliminar