martes, 2 de febrero de 2016

Andrea Legarreta y la economía



Cuando se le ocurrió hablar de la estrepitosa caída del peso ante el dólar, por supuesto que Andrea Legarreta estaba leyendo, lo digo porque hay genios, mentes verdaderamente suspicaces, que encontraron el hilo negro y afirmaron lo que la misma actriz y conductora confirmó vía twitter: Era una mención pagada. Y como ella es una mercenaria de la televisión, pues lee todo lo que le avienten en el prompter, lo ha dicho ella misma, TODO.

La cuestión es que el letrado pueblo de México se crea que la idea (redactada con las nalgas, por cierto), salía de la brillante mente de la esposa de Erik Rubín como si fuera una preciosa y precisa introversión explicativa. Al fin y al cabo, la señora es una líder de opinión (así es, desafortunadamente, pobre México). Así, el anunciante, quien quiera que sea, tenía la idea de calmar las aguas y tranquilizar al vulgo. “No porque suba el dólar suben los precios de todos los demás productos. ¿Quieren saber por qué? Nuestra economía vende productos a todo el mundo y entonces se vuelve más competitiva. Entonces vende más barato a todo el mundo y genera más empleos”, dijo ella. Luego el distinguido y perspicaz intelectual Raúl Araiza agregó: “Lo que pasa con el dólar no tendrá efectos negativos en nuestra economía familiar”. ¡Sí señor! Nunca mejor dicho.

Ahora, en entrevista con reconocida revista fifí, la economista se defiende: “Nadie dijo que el dólar no afectara a la economía. Se necesita ser imbécil para no saber que el dólar claro que afecta a la economía, no sólo en nuestro país, sino en el mundo”. Querida Andrea, debo decirte que, en efecto, eres una imbécil.

Obituario: ¿José Tomás? Demasiado ruido y muy pocas, pero muy pocas nueces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario