martes, 5 de julio de 2016

Hoy no circula



Por fin terminó el plazo que marcó la preciosa ocurrencia del gobierno de la Ciudad de México y la comisión ambiental de la megalópolis, el mentado, llevado y traído programa “hoy no circula”, los millones de autos que se quedaron en casa, los millones de personas que atiborraron el (totalmente insuficiente) transporte colectivo, las multas a todo lo que dieron, el agosto de los oficiales de tránsito, los índices que subían y bajaban al gusto de quién sabe quién y el chiste es seguir dándole lata a los jodidos y privilegiar a los poderosos. Ajá, esos que llegan a sus compromisos en helicóptero.

¿Ahora qué sigue? Pues a seguir ganando millonadas con estos sistemas de verificación bajo supuestos índices manipulados de contaminación alta. Obviamente nosotros, los ciudadanos, nunca sabremos si tales índices de ozono son altos o bajos índices. Jamás lo podremos comprobar. Qué pena.

Y la gente, esa que no se podía subir al metro, simplemente porque no cabía, esa que tenía que esperar que pasaran tres o cuatro trenes para subirse a uno que tuviera un pequeño recoveco  donde abordar. Esa gente se pregunta ¿cuándo hará su parte el gobierno? ¿Cuándo agilizará las vialidades? ¿Cuándo van a secuenciar los semáforos para dar fluidez? ¿Cuándo van a modificar su estúpido reglamento que aumenta los índices de contaminación por la baja velocidad? ¿Y cuándo van a permitir la vuelta continúa a la derecha para no saturar los cruces? ¿Y por qué los autos antiguos y clásicos sí circulan diario aunque contaminen? ¿Y la calidad de los combustibles qué? ¿Dónde queda la responsabilidad de los fabricantes y distribuidores automotrices? ¿Por qué nadie los toca? ¿Por qué no mejor usan sus cámaras de para vigilar a los delincuentes?

Nosotros como automovilistas, mi querido Miguel Ángel Mancera, cumplimos, ¿ustedes cuándo?

Obituario: Que sigue creciendo la desaprobación del presidente Peña… ¿A alguien le sorprende?

No hay comentarios:

Publicar un comentario