martes, 11 de mayo de 2010

Nuestros impuestos están ¿trabajando para quién?



La obligatoriedad del pago de impuestos está establecida por ley, y rige de la misma forma para todos los ciudadanos del país.
Por supuesto, además de las contribuciones nacionales también existen contribuciones a nivel local, que son aquellas que recaen sobre los ciudadanos de determinado estado o ciudad.
De este modo, el pago de impuestos es fundamental para que un país funcione, ya que constituye una de las formas principales de recaudación del Estado para el gasto público.

Se oye bien bonito ¿no?

Pero nuestro amigo Marcelo recauda recursos y los disfraza de servicios a la sociedad. Ahora, en el Distrito Federal, además de estar obligados a pagar la tenencia anualmente y la verificación vehicular semestralmente, los propietarios de automóviles de uso particular tendrán que renovar su tarjeta de circulación cada tres años. De a 220 varitos cada tarjetita. ¡Una gran ocurrencia!

Imagínense, 220 multiplicado por, digamos, tres millones de autos en esta bonita ciudad… ¡660 millones de pesos! Nada más con el pretexto de cambiar las tarjetas de circulación de todos los automóviles y transportes de la ciudad en movimiento.
¿Y a dónde se va toda esa lana? A mí me late que a la campaña política de alguien, porque no falta mucho para el 2012 y, sobre todo, porque no vemos ninguna mejora en las calles, ni en el transporte, ni en la seguridad, ni en el alumbrado público, ni en el servicio de agua, ni en el drenaje profundo, ni en un largo etcétera… Entonces ¿dónde queda todo ese dinero? Es una buena pregunta.

Entiendo la necesidad de mantener un padrón vehicular confiable, pero no a nuestras costillas. Los 220 pesos los podrían agarrar de las pistas de hielo, de las playas artificiales, de la organización los 15 años múltiples, de los eventos masivos y populacheros en el Zócalo, o, mejor aún, del pago de la eterna tenencia vehicular; al fin y al cabo es una tributación más.
¡Qué desvergüenza señor Ebrard! Eso se llama robo en despoblado. Por lo menos póngase un antifaz, sería más digno.

Y como dijo Alex Lora: “es que nuestros impuestos están trabajando y cada día hay qué pagar más”.
Por cierto, el líder del Tri también dijo: “¡Y que viva el rocanrooool!” Pero eso ahorita no tiene nada qué ver…

No hay comentarios:

Publicar un comentario