jueves, 5 de febrero de 2015

La desgracia del árbol caído



José Luis Abarca, arrastró por este mundo la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser. Vive en el penal del Altiplano, en una oscura y húmeda celda. Solo, triste, sin amigos, alejado del bullicio y de la falsa sociedad… Esa sociedad que hace unos meses lo amaba, lo veneraba, lo honraba, lo reverenciaba y trataba a cada momento de quedar muy bien con él.

En junio del año pasado, Sofío Ramírez, precandidato del Partido de la Revolución Democrática al gobierno de Guerrero, lo invitó a la fiestota de quince años de su hija Xóchitl, Abarca aún era el alcalde de Iguala, y su esposa la directora del DIF. Par de celebridades que no podían perderse el vals de la adolescente. Además tienen fama de ser grandes y entusiastas bailarines.

Hoy, Don Sofío –por supuesto− dice no conocerlos. Hoy dice que los invitó “como parte de la cortesía política, en alguna fiesta se invita a los funcionarios con cargos más importantes, como los presidentes municipales”. ¡Ah, ok! Pura simulación. “El señor José Luis Abarca estaba en todas las fiestas”, afirmó el senador en entrevista con Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula. Pues sí, pero estaba en todas porque a todas lo invitaban ¿no? ¿O qué también lo van a acusar de “gorrón”?

La cosa es que ya nadie conoce a los señores Abarca. Ni Ángel Aguirre, ni Graco Ramírez, ni Lázaro Mazón, ni la Asociación de autoridades locales de México (más de 400 alcaldes), ni Armando Ríos Piter, ni Miguel Barbosa, ni Jesús Zambrano, ni Chucho Ortega, ni mucho menos ¡muchísimo menos! Andrés Manuel López Obrador…

Eso sí, Sofío Ramírez se enojó porque publicaron la polémica fotografía en la que aparecen los Abarca en la fiesta de su quinceañera. Según su percepción “la ciudadanía se aleja de los intereses de la política, cuánta vileza, cuánta perversidad. “Como pretenden vincular el sueño de una niña de quince años, con un señalamiento como el que aparece hoy”, externó. Dejémoslo así…

Obituario: Marcelo avienta palos de ciego, está contra las cuerdas, no lo dejan salir y además lo atacan… Él no se va a rendir, sabe bien que políticamente no está muerto, pero lo están matando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario