martes, 14 de julio de 2015

Fuga 2.0

La madrugada del domingo pasado, después de una interesante sesión de boliche, me encontraba muy tranquilo leyendo cuando me llegó la nota (vía una linda app de noticias): “El Chapo Guzmán se fuga del penal del Altiplano”. Al principio pensé que era un deja vú, o que la app estaba loca, eso pasó hace mucho tiempo. Entonces recurrí al tan bien amado twitter. Ahí no confirmé la noticia, pero la locura ya estaba desatada. Entonces era tiempo de echarse un clavado al mar de lo surreal… Memes, chistes, gracejos, conjeturas, genios en criminalística y toda una flora y fauna capaz de lo inimaginable.

Como inimaginable es el guión que todos los días escribe este país. Un narco poderoso, muy famoso, en algunos lugares hasta adorado. Lo atrapan y lo encierran. Pero se escapa. Entonces lo vuelven a buscar, lo vuelven a atrapar y lo vuelven a encerrar… ¡Pero se vuelve a escapar!

¡Lo volvió a hacer! Qué Frank Morris, ni qué Papillón, ni qué Dillinger. Puro aprendiz. Este caballero sinaloense ya lleva dos ¿penales de máxima seguridad? en su cuenta particular. Y si lo vuelven a torcer él se vuelve a salir. Eso sí, sale riendo a carcajadas, burlándose de todo lo que se pueda burlar. Del presidente para abajo y de mí y de usted para arriba.

Los pretextos de las autoridades son de risa loca. “No, la verdad nunca supimos del túnel”, “La cámara de la regadera tenía un punto ciego”. ¡Por Dios! Seguramente Don Chapo pidió que no le pudieran ver el tilín. “Pero ya estamos trabajando en la investigación”, ¿y para qué una investigación si el tipo ya se fue? ¿Qué importa si se fue por un túnel o en avión o en triciclo? Deben trabajar en agarrarlo ya, cuanto antes. No hacerlo solo aumentará esta vergüenza.

La verdad damos risa, en la comunidad internacional somos la comidilla. No damos una. México se distingue por la torpeza de sus mandatarios y por la pasividad de sus ciudadanos. Pero nos da igual, no pasa nada, la cosa es reírnos de nuestra desgracia. Agarrar las redes sociales y pasar un buen rato viendo y creando memes. Es que son muy chistosos ¿no? En fin, Joaquín Guzmán 2, el Estado mexicano 0.

Obituario: ¿Invitarán otra vez a conocido reportero−conductor a pasearse por el túnel en cuestión? “Sí, mire usted, por aquí se detuvo porque ya no aguantaba la risa”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario