jueves, 23 de julio de 2015

Mexicanos que valen





El domingo pasado, la atleta mexicana María Guadalupe González ganó la medalla de oro de los 20 kilómetros en los Juegos Panamericanos de Toronto-2015. La marchista cruzó la meta y acto seguido se desvaneció… “Ya quería pararme, ya sentía muy feo, mi respiración ya no era normal, ya mi cabeza estaba mal”. Ella dice que no sabe cómo llegó a la meta, no se acuerda. Lo único que sabe es que tenía que cruzar. Se esforzó y consiguió el primer sitio. Un esfuerzo sobrehumano la llevó hasta allá. ¿Cómo? Quién sabe, pero lo logró.

Encima de todo, la deportista ofreció su medalla a todos los mexicanos. Y hasta ofreció disculpas: "El desmayo no estaba planeado, estaba planificado ganar, pero no en esas condiciones. Le he dado una preocupación a mi familia, a mis entrenadores. No debió pasar esto, les ofrezco una disculpa, pero no contaba con el calor que se sintió aquí".

Obviamente, como se estila en este país, María Guadalupe no tiene seguro su futuro. No sabe si va a ir al mundial de atletismo, tiene un lugar, pero no le han confirmado nada. Quiere rozarse con los mejores y saber qué le hace falta para llegar a los Juegos Olímpicos en Brasil…

Todo o anterior, es el claro ejemplo de los mexicanos que luchan, que trabajan y que se parten el lomo por un sueño. De esos que no esperan nada de nadie para lograr sus sueños. Guadalupe no tiene patrocinios, ni hace comerciales, ni vende nada, ni sale en la tele. Ni se concentra en hoteles lujosos, ni gana millones de dólares al año. Sin embargo es una deportista de élite, simplemente por hacer lo que hizo y por cómo lo hizo.

Ojalá que las autoridades y/o los patrocinadores la volteen a ver. Ya se ganó la oportunidad. Vale y vale mucho. Quizá no reditúe tanto como los atletas que trabajan con las patas, pero es un garbanzo de a libra que debemos aquilatar. ¡Bien por ti Lupita! ¡Aprovecha todos los parientes y amigos que te van a salir!

Obituario: Propone AMLO alianza electoral con la CNTE… ¡Y todos nos volvimos locos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario