viernes, 27 de agosto de 2010

También existe el sur…


...Y es testigo de la triste realidad de las y los trabajadores que emigran desde centro y sudamérica hacia Estados Unidos o hacia el propio México y que son víctimas de graves abusos laborales y personales.

La frontera norte de nuestro país acapara una gran atención por parte de los medios, de las autoridades nacionales y de la comunidad internacional. Tanto así, que la realidad que se vive en la frontera sur a menudo se eclipsa y recibe muy pocos reflectores.
En muchos aspectos (yo diría que casi en todos) el norte es el objetivo, bueno, hasta en la famosa “guerra” contra el crimen del gobierno del presidente Calderón el norte es tratado con más esmero y recibe más recursos. Todos vemos hacia el norte.

Pero el sur también está en el mapa, se suele ignorar que México es un país muy importante de tránsito y destino de migrantes, centroamericanos y sudamericanos, que cruzan y llegan al sur de nuestro país a trabajar. Y que sufren todos los días por la gravedad de los abusos y las violaciones que se cometen contra sus derechos.

Los abusos tienen que ver con atropellos a sus derechos laborales, pero también con ataques a la seguridad personal de estos trabajadores y trabajadoras. Y si eres mujeres tantito peor, las mujeres son las víctimas más vulnerables, en un escenario donde los secuestros y las violaciones sexuales están a la orden del día. Muchas de las mujeres migrantes se auto inyectan métodos anticonceptivos porque saben que corren peligro de ser violadas. Además, las menores son a menudo víctimas de redes de tráfico de personas.

La gente que cruza corre siempre el riesgo de ser extorsionada, robada, violada o secuestrada por algún grupo criminal. Ahí participan también personas infiltradas en la zona que se dedican a observar y a escuchar a los migrantes, para saber quiénes de ellos tienen familia en los Estados Unidos, y quiénes pueden tener dinero.

La política migratoria que el gobierno federal aplica para el sur es un espejo de las exigencias de nuestros vecinos del norte. Esta política tiene como objetivo, igualito que doña Brewer, convertir a la frontera sur en un “muro de contención” de los migrantes. Ya saben, "no hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti", o lo que es lo mismo "trata como quieras que te traten". Pero ¿para qué pedirle paras al olmo. Tenemos un gobierno que ni nos ve, ni nos oye. ¡Qué triste!

Obituario: “Si el norte fuera el sur sería la misma porquería” , el poeta Ricardo Arjona sigue teniendo razón.

1 comentario:

  1. SI ENCUENTRA USTED UN SEGUIDOR QUE SE LLAMA JAIME GUZMAN, SOY YO. ES OTRO DE MIS SEUDÓNIMOS.
    EL SUR TAMBIÉN EXISTE, DECÍA SERRAT. REUNIÓN NORTE SUR, DECÍA JLP. EL NORTE ESTA ARRIBA Y EL SUR ABAJO. QUE CHINGA.
    RAFAEL CARDONA

    ResponderEliminar