martes, 7 de abril de 2015

De lágrima





Después de un gran esfuerzo, después de luchar contra todo y contra todos, después de dar una dura batalla sin cuartel, Guillermo Cienfuegos, mejor conocido como Lagrimita, quedó fuera del proceso electoral 2015. Así es, a mi payaso favorito le negaron la candidatura y, con una patada en las pompis, le borraron de tajo su sueño de una Guadalajara mejor.

Mi Lagrimita se quedó a casi mil firmas para lograr su registro. La perla tapatía se quedó muy triste, tanto, que derramó una lagrimita.

Pero vayamos por partes. El aspirante, suspirante y ahora sollozante presentó 27,919 firmas, de las cuales 1,465 fueron repetidas; 341 dados de baja en el padrón; 1,479 registros no fueron encontrados; 769 no presentaron credencial de elector; 151 no corresponden al estado de Jalisco y 815 son de otro municipio; por lo que sólo 22,899 son válidas para considerarlas como apoyo a don Memo.

El padrón de Guadalajara tiene 1,194,367 personas, por lo que el 2% equivale a 23,887 ciudadanos, es decir le hicieron falta 988 firmas para alcanzar la meta. ¡Uf! ¡Casi!

Pero esto no se va a quedar así, Lagrimita, con su voz chillona y en su tono característico, dijo que tomará las medidas necesarias para darle vuelta a esto: "Creo injusta mi descalificación y por supuesto que mi representante legal tomará las medidas necesarias para revertir legalmente la decisión". ¡Qué lindas palabras! ¿Ya las habrá dicho alguien en estos últimos días? La batalla apenas comienza, agárrate MVS… Ah, no, esa es harina de otro costel. 

Además agregó que ya no cree en las autoridades electorales por "tramposos, chapuceros y chismosos" y dijo que los candidatos de los partidos políticos "se pusieron de acuerdo" para dejarlo fuera. También expresó su firme intención de acusarlos a todos con su mamá. 

Así, vaya usted a saber si lo sacaron a la mala del circo, si de verdad los muertos apoyan la candidatura del payasito, o si de plano la mafia del poder no quiere más bufones en su coliseo.

Pero no importa, todavía nos queda el Cuauh, Carmelita Salinas, Alejandro Camacho y muchos otros mexicanos verdaderamente preocupados por hacer de esta pista política un espectáculo a la altura de cualquier show quintopatiero de tercer mundo…

Obituario: Korenfeld, en su helicóptero, va que vuela… para quedarse sin chamba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario