viernes, 2 de octubre de 2015

Dios llora




Ese Jorge Bergoglio me cae bien. No tiene la cara de viejito buena onda que tenía Karol, ni tampoco el rostro siniestro y amargo de Ratzinger. No, éste es más político, más diplomático, más  astuto, más inteligente y mucho más “vendedor”. Eso, es un gran vendedor. Los bonos en la iglesia estaban bajando de forma alarmante. Por eso Jorge agarró las riendas y empezó a enderezar la piedra que nuestro Señor le encargó a Simón…

Francisco habla y acusa y dice que todo se va a resolver. Y luego pide perdón cuando cree que debe hacerlo. Muestra humildad, casi, casi viaja en metro. No es ostentoso. Se pone zapatos porque el contrato se lo exige, pero si por él fuera andaría a raíz. El “Papa de los pobres”  no usa capa de terciopelo, ni bendice, al contrario, pide que la gente lo bendiga a él. Insisto, es un gran vendedor. Y al cliente eso le gusta. Al cliente, lo que pida. 

El domingo pasado estuvo en Filadelfia. Y se aventó un discurso precioso, con una técnica impecable y una estrategia encantadora. Dijo: “continúa abrumándome la vergüenza de que personas que tenían a su cargo el tierno cuidado de esos pequeños les violaran y les causaran graves daños. Lo lamento profundamente. Dios llora”. Y remató diciendo: “Los crímenes y pecados de los abusos sexuales contra menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo. Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuentas”. ¡Bravo! ¡Qué cosa más conmovedora.

Ahora sólo nos resta sentarnos a esperar los resultados. En muy poco tiempo seremos testigos de cómo las cárceles de todo el mundo se llenan de curas pedófilos. Francisco sabe lo que dice y cumplirá al cien por ciento. La piedra será sacudida. El Papa no vende humo, ni espejitos. Allá, a las puertas del paraíso, con su llavero celestial, Pedro se siente orgulloso de Paquito. Y Og Mandino también.

Obituario: Edgar Valdez Villarreal, “la Barbie” ya se fue, extraditado, a Estados Unidos… A ver si se sigue riendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario