martes, 6 de octubre de 2015

Más payaso que bronco





Tomó posesión e inmediatamente organizó una cabalgata con 700 lambiscones. Y ahí iban, echándole porras y gritándole loas al héroe ensombrerado. Quesque rescatando las tradiciones (¿?). Había qué escoltar al nuevo gobernador. Ese ágil jinete de botas, chaleco de piel, cinturón piteado, bandera mexicana y una boca llena de demagogia.

Jaime Rodríguez quiere emular a Vicente Fox y, por lo menos, como candidato, es igual de echador, payaso, melómano, excéntrico y ridículo…

Pero ya llegó la hora de gobernar don Jaime. A partir del domingo pasado a los regios ya no les sirven las promesas. Toda esa tira de sandeces en forma de promesas y propuestas se tienen que volver realidad. Tirar mierda en el ventilador es bien fácil. ¡Embárrense todos, que cuando gane yo voy a limpiar!

Res, non verba. O lo que es lo mismo No sea payaso, mister Bronco. El flamante nuevo mandatario le puso un letrero a la silla del ex gobernador Rodrigo Medina que dice “Peligro, no sentarse… Esta silla enferma de poder y egolatría”, la sacó de la oficina y la va a mandar a un museo, junto con el escritorio, porque, según él, “el escritorio separa, divide, y nosotros vamos a ser un gobierno que trabaje con la gente”. De veras, ¿no les parece una estupidez?

Pero en fin, ojalá me calle la boca y convierta en realidad todas las sandeces que lo llevaron hasta donde está. Gobierne usted jinete, no se monte en la ambición. Al tiempo.

Obituario: Giovani no estará contra Estados Unidos… ¡Oh, Dios, oh!




No hay comentarios:

Publicar un comentario